Los creadores de los chips de manzana le devuelven la vida al sabor del Valle

Gastón Arcucci y Manuel Pucheta son los creadores de Fruch, un emprendimiento dedicado a la producción de snacks saludables con fruta valletana.

Hace 15 años, los cipoleños Gastón Arcucci y Manuel Pucheta decidieron que querían cumplir su sueño de ser emprendedores y hoy, finalmente, pueden decir que triunfaron. No solo son amigos, compañeros de trabajo y primos, sino también socios en Fruch, una pyme que produce chips de manzana roja y verde deshidratada con un objetivo muy claro: brindar valor agregado a una materia prima regional. En la actualidad, ya produjeron más de 30 mil paquetes y tienen un nuevo packaging que les permitirá continuar creciendo en el rubro.

Todo comenzó el día en que los primos pensaron cuán innovador sería crear un alimento rico y saludable que pudiera comercializarse en el Alto Valle y reemplazara, de alguna forma, los snacks industriales, como las papas fritas. Desde ese momento, no dejaron de hablar sobre ello y sus hijos crecieron escuchando historias sobre cómo sería dar forma al emprendimiento y lo increíble de poder entrar a un supermercado y ver sus productos exhibidos en góndolas.

Te puede interesar...

Con el paso del tiempo, Gastón y Manuel probaron diferentes formas para deshidratar la fruta –desde hornos hogareños hasta caloventores-, pero ninguna logró satisfacer sus expectativas. No obstante, dos años atrás juntaron coraje y decidieron comenzar a producir los snacks en hornos industriales de manera profesional, una aventura que terminó por convertirse en una montaña rusa de emociones.

p07-f01-fruch.jpg

Para ello, Gastón viajó a Buenos Aires y comenzó a realizar pruebas en diferentes hornos. A medida que hacía los chips, se comunicaba con Manuel para contarle los resultados. Las primeras llamadas no fueron para dar buenas noticias, ya que en ninguna pudo obtener la textura deseada, súper crocante. En cambio, las rodajas de manzana terminaban quemadas, chiclosas o necesitaban más cocción. Sin embargo, en una de las últimas pruebas consiguió el producto que ambos siempre habían ansiado.

“Lo que desarrollamos es un método de secado continuo a diferentes temperaturas, pero rápido. Cuando tuvimos el resultado que queríamos empezamos a buscar fuentes de financiamiento para comprar el horno y levantamos la planta en la histórica despensa de Mastrocola. Tardamos seis meses para reacondicionar el lugar, a contraturno de nuestro trabajo. En mayo del año pasado hicimos las habilitaciones y sacamos el producto para ver cómo funcionaba. La respuesta fue increíble y tomamos gente inmediatamente para trabajar en la fábrica”, comentó Gastón.

fruch

El futuro

Sin bajar los brazos y con dedicación constante, hoy Fruch ya lleva producidos 30 mil paquetes de snacks y cuenta con una nueva presentación, que tomó alrededor de cuatro meses de desarrollo y está hecha de un material mucho más resistente. También tiene un código de barra –que permitirá su comercialización tanto en el país como en el exterior- y ahora los snacks serán libres de TACC (trigo, avena, cebada y centeno) para que sean aptos para celíacos.

Los cipoleños planean incorporar un segundo horno y ahora están a la espera de una envasadora automática y una rebanadora. Además, están desarrollando, junto a una empresa de Neuquén que trabaja con impresiones 3D una cepilladora de manzanas para agilizar el proceso de lavado, que a la fecha se lleva a cabo de manera artesanal.

“Estamos mandando mucha mercadería a distintas provincias, pero es muy puntual. La idea es que con el nuevo paquete podamos aumentar la producción y, a su vez, hacer uno más chiquito para que los chicos puedan llevar a la escuela. También estamos haciendo pruebas para lanzar chips de pera, que requiere de un trabajo un poco más elaborado. Nos está yendo muy bien y queremos seguir creciendo”, concluyó Gastón.

fruch

El valor de los productores de la región

Para fabricar los chips saludables, Gastón y Manuel utilizan componentes 100% regionales y orgánicos. Se trata de manzanas rojas y verdes que compran a productores del Alto Valle –desde Villa Regina hasta San Patricio del Chañar- o que obtienen gracias a la producción de la familia.

“El proyecto principal es darle valor agregado a la materia prima. Muchas veces nos preguntan por qué no hacemos zanahoria o pelón deshidratado, y es porque la manzana y la pera es lo que se produce acá. Estamos muy enfocados en cumplir con ese objetivo y, si bien tenemos variaciones con el producto, hasta que no encontremos techo con nuestro volumen no está en la mira ponernos con otro tipo de fruta que no sea del Valle”, comentó Gastón.

Es que, en tiempos difíciles para la fruticultura, siempre existen quienes buscan devolverle su brillo e importancia a lo que solía ser la principal actividad productiva de la zona, que hoy lucha por mantenerse a flote en medio de la crisis económica.

Además de las manzanas, los exitosos emprendedores también se aseguran de que los paquetes sean creados exclusivamente en la región.

La impresión de la nueva presentación la concretaron con una empresa de General Roca, a pesar de haber tenido diez ofertas de firmas de Buenos Aires, y el diseño de la marca lo diseñó la cuñada de Manuel y amiga de Gastón, quien tiene su propia empresa en la ciudad, llamada Paradigma. Ella también es la encargada de generar el contenido para las redes sociales, que a su vez son administradas por sus parejas.

LEÉ MÁS

Victoria, amante de la madera y la decoración

En el Obrero cosechan sus propios alimentos

BySara, el arte plasmado en mates

Un equipo de belleza a la medida del cliente

Exportan talento tecnológico al mundo

Una idea solidaria que abriga cuerpo y alma

El rey de los cactus

Único Vermouth, la bebida premium que es furor en todo el país

Nadia, la emprendedora cipoleña que revoluciona el mundo de la lencería

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario