LMCipolletti boliches

La crisis en los boliches: locales cerrados, deudas impagables y un futuro incierto

En Kimika plantean que una vez que se extinga la circulación comunitaria, podrían abrir con estrictos controles sanitarios y capacidad reducida.

Los boliches y pubs de la región están atravesando una crisis sin precedente y que los deja al borde de la bancarrota. Aún no tienen noticias sobre una posible reapertura, y las deudas que debieron contraer los propietarios para el pago de sueldos y mantener la estructura ya se tornan impagables. “Se está evaluando la posibilidad de abrir con capacidad limitada y medidas de seguridad sanitaria. Ya se hace insostenible la situación y muchas familias dependen de esta actividad”, advirtió un empresario.

Aleandro Serafini tiene a su cargo el complejo bailable más grande de todo el Alto Valle. Se trata del complejo Kimika, a la vera de la Ruta 22, donde confluyen tres espacios destinados a diferentes públicos; Flame, Space y Cittá. En un fin de semana normal el lugar recibía hasta 1400 personas y más de 2 mil con los eventos más convocantes. El sábado 15 de marzo fue la última vez que abrieron sus puertas, una semana antes de que se declare la cuarentena obligatoria.

Te puede interesar...

“Estoy en el rubro del entretenimiento hace 15 años y formo parte de la organización IDEA (Industria del Entretenimiento Argentino) donde estamos unos 400 empresarios de todos el país, y del cual dependen más de 200 mil empleados directos e indirectos. Todos estamos muy mal, y sin expectativas en el corto plazo”, explicó Serafini en diálogo con LM Cipolletti.

Del empresario cipoleño dependen unos 20 sueldos fijos de los empleados que cada fin de semana trabajaban en el boliche, y por el momento se pudo mantener el pago con ayuda del ATP de la Anses. El trámite fue muy engorroso ya que se trata de trabajadores jornales, y no estaban bancarizados. Para poder cobrar, debieron tramitar la bancarización obligatoria y esperar sus respectivas tarjetas de débito, que retrasó el cobro.

“No sólo están nuestros empleados, hay muchos más que viven del entretenimiento de forma indirecta. Estamos más que complicados, porque no estamos facturando absolutamente nada y los gastos corrientes siguen como si estuviéramos en actividad. Sólo de luz pago 45 mil pesos, por más que no la consumimos. También el agua, el gas, los impuestos, sumado a los salarios. Estoy muy endeudado y no tenemos más espalda para aguantar; necesitamos poder trabajar, aunque sea con capacidad reducida”, explicó.

El 13 de marzo el Municipio de Cipolletti prohibió los eventos masivos y restringió a 200 personas la capacidad máxima de boliches por el coronavirus.

Indicó que se está trabajando en un protocolo sanitaria para presentar a las autoridades que consiste en poder reabrir con capacidad reducida y previa reserva, instalando un túnel sanitario en el ingreso, control de temperatura, alcohol en gel y desinfectando por completo el salón y los instrumentos. Además, sólo se podrá utilizar material descartable. Los empleados deberán contar con guantes y desinfectar cada producto antes de ser entregado al cliente.

“La idea también es llevar un estricto control de los que ingresan, con todos sus datos, por si llega haber algún contagio. Con esto podemos tener de forma inmediata todo el nexo epidemiológico posible para que sean aislados”, contó.

Agregó que la idea no es ir contra la cuarentena, sino que se podría evaluar esa posibilidad de forma local cuando no se tenga circulación comunitaria ni casos activos en la ciudad.

fiesta
El patio de Kimika solía utilizarse para fiestas durante el verano.

El patio de Kimika solía utilizarse para fiestas durante el verano.

“Entiendo la pandemia, entiendo la situación, pero la salud de una persona no solo es la enfermedad, es también la salud emocional y el poder comer. Somos muchas familias las que dependemos de esto. El día que arranque, aun ni siquiera se sabe cuándo podrá ser, empiezo de menos cien porque tendré que trabajar un montón para pagar todas las deudas. No tenemos capacidad de ahorro para estar todo un año cerrado, ya se agotó todo”, expresó Serafíni.

Actualmente el negoció sólo realiza venta de bebidas a través de internet. “Creemos que no podemos ser una actividad que se nos deprecie, y es lo que estamos sintiendo. En caso de tomar medidas, deberían ponerse de acuerdo todas las ciudades desde Plottier hasta Fernández Oro porque la región debe ser considerada una sola urbe”, añadió.

LEÉ MÁS

Río Negro sumó 8 casos nuevos y el foco está puesto en el brote de Roca

Hay dos cipoleños internados en terapia intensiva

La CIC presiona para que se habiliten más rubros

El centro cipoleño se apaga por el cierre de las confiterías

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario