El ejemplo solidario de los alumnos del CET 9

Los estudiantes quieren construir impresoras braille y promover una ciudad inclusiva.

Estudiantes del CET 9 trabajan en un proyecto institucional para fabricar impresoras braille y poder instalar los nombres de las calles y la identificación callejera de instituciones cipoleñas. También tienen la intención de traducir libros y revistas para que las personas ciegas puedan acceder a la educación sin mayores dificultades. Pretenden donar el dispositivo, pero además capacitar a otros estudiantes para que aprendan a construir sus propios equipos.

La idea surgió desde la cátedra de Organización Industrial que los chicos tienen en quinto y sexto año, a través de la propuesta de la docente Graciela Candia. Como inicio se conectaron con el área de Discapacidad para conocer las necesidades de la población. “Nos contaron sus experiencias y advertimos que las escuelas no cuentan con libros táctiles. Las maestras trabajan con tabletas de forma muy artesanal, y algunos pocos cuentan con máquinas de escribir, que tienen un costo muy elevado y se consiguen solo en Buenos Aires”, contó Candia en diálogo con LM Cipolletti.

Te puede interesar...

Los estudiantes pusieron manos a la obra, pero detectaron que Cipolletti no es una ciudad inclusiva: las calles no están señalizadas, las veredas no son accesibles y no existen semáforos ni cartelería para que los ciegos puedan movilizarse con mayor facilidad.

“Advirtieron el problema y comenzaron a indagar cómo se hacían los carteles nomencladores de calles para poder fabricarlos en la escuela. También contactaron a Servicios Públicos para saber si pueden fabricar dispositivos sonoros para incorporar a los semáforos existentes”, indicó la docente.

impresora braille cet 9

“Queremos colaborar en cuestiones cotidianas básicas, desde acceder a la educación hasta poder distinguir un champú de un acondicionador”, dijo Graciela Candia, docente del CET 9

La importancia real de este proyecto fue experimentada en sus propias casas cuando descubrieron que las personas ciegas pueden ser a su vez analfabetos, porque no cuentan con libros ni instrumentos en braille. “Queremos colaborar en cuestiones cotidianas básicas, desde acceder a la educación hasta poder distinguir un champú de un acondicionador, o la mayonesa de la mostaza. Cuando no sos ciego no te ponés en la piel del otro y ver qué tan difícil puede ser. Queremos que los emprendedores locales también se sumen y puedan etiquetar en braille, que se implemente en los menús del restaurante, que los escritores regionales también se animen, y poder pensar en todo esto para que la ciudad sea verdaderamente inclusiva”, expresó la profesora. Además, el dispositivo tendrá una aplicación educativa para poder trabajar con bibliografía que actualmente no se consigue en braille.

La máquina contiene partes fabricadas en impresora 3D y partes electrónicas comerciales. El objetivo del proyecto es facilitar su fabricación en serie. Para la construcción se contactaron con diseñadores de la UBA para conocer detalles de la patente libre que ellos crearon, y les proveyeron los planos.

“Nos faltan recursos para adquirir las partes electrónicas, se nos hace muy difícil como institución juntar dinero. Estamos esperando que la municipalidad nos responda las notas, pese a que existe una disposición que prevé los nomencladores en la ciudad. Nosotros tenemos la suerte de tener una impresora 3D que nos ayudó bastante”, contó Candia.

Los estudiantes esperan poder llegar a fin de año con el proyecto terminado y la máquina funcionando.

LEÉ MÁS

Alumnas cipoleñas inventaron una pulsera antipánico

La Legislatura declarará de interés la pulsera antipánico del CET 9

Nación financia la pulsera antipánico creada en el CET 9

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario