El clima en Cipolletti

icon
24° Temp
19% Hum

No puede abrir el pelotero, pero se reinventa con un ropero solidario

Una comerciante cipoleña decidió armar un ropero en la vereda de su pelotero, para ayudar así a la gente que más lo necesita en épocas de coronavirus.

Por Guadalupe Maqueda - maquedag@lmneuquen.com.ar

Hace casi dos meses que no escucha reír a los niños, ni los ve jugar, saltar de alegría y andar a los gritos. Hace casi dos meses que nos los puede recibir con los brazos abiertos para que festejen su cumpleaños. Natalia Flores es una de las comerciantes cipoleñas más afectadas por la pandemia de COVID-19. Pero el pelotero que tiene y no puede abrir se ha reinventado como roperito solidario para ayudar a la gente que pasa y necesita algo de abrigo, en una época tan complicada como la que le toca atravesar a todo el mundo a causa del coronavirus.

Te puede interesar...

"Nosotros seremos los últimos en poder abrir. Pero gracias a Dios y a la familia de Marcos Santoiani, que me cedió este espacio, no pago el alquiler. Ellos no me van a cobrar mientras dure esta situación. Y como los propietarios decidieron no cobrarme, yo quise devolver esta ayuda de alguna manera. Mi manera, lo que mejor se me ocurrió a mí, fue ayudar a otros vecinos que la están pasando peor", expresó Natalia en diálogo con LM Cipolletti.

Mientras cumple con el aislamiento social y obligatorio en su vivienda, se las ingenió con una colega del rubro y compañera de trabajo para montar un roperito solidario en la calle, afuera del pelotero. La otra vecina solidaria se llama Elizabeth Quiroz, de 56 años, y se encarga en Neuquén de recibir y acomodar las donaciones para la gente que más ayuda necesita, cuyas carencias se ven potenciadas en este contexto.

El pelotero Magic Smile de Natalia se encuentra en la calle Linares al 1000, en Neuquén, y alguna vez se hizo conocer masivamente porque les festejaba los cumpleaños a los merenderos y hogares de niños, antes de la pandemia.

Primero surgió la idea de apadrinar a uno y luego decidió abrirle las puerta a todos los que de otra manera no pudieran cumplirles a los chicos el sueño de la fiestita en un pelotero. Algunos de ellos ni siquiera tenían la experiencia de haber estado en uno como invitados, por lo que la iniciativa les cambió la vida.

Como en principio Natalia no tenía posibilidades de cruzar los puentes carreteros para llevar toda la mercadería donada hasta el pelotero, Eli le dio una mano en Neuquén para armar el roperito, dos horas por día: de 16:30 a 18:30, de lunes a viernes. Pusieron un cartel que dice "No podemos festejar tu cumpleaños, pero sí podemos ayudar", y comenzaron hacerlo el viernes pasado. "El pelotero no puede abrir, pero ponemos a disposición de la gente un ropero en la vereda con ropa de abrigo", contó Natalia.

También dejan alcohol en gel, de modo que los vecinos que pasen a retirar alguna prenda de vestir se desinfecten las manos antes de chusmear qué les puede resultar útil y necesario, y evitar así posibles contagios. "Entre todos nos tenemos que cuidar", advirtió la cipoleña del pelotero.

Por fortuna, Natalia pudo más tarde trasladarse en una camioneta repleta de mercadería donada. La dejaron pasar y no hubo problemas. "Yo ya tenía ropa juntada para llevar a otros hogares y comedores en Neuquén, de vecinos solidarios que la donaron. También alimentos. Pero, igualmente, siempre nos escriben familias que nos piden por mensaje privado pañales y leche, lo que más está haciendo falta. Así que me mandé con las donaciones y me dejaron pasar", contó la vecina solidaria.

Coditos Solidarios, otro proyecto

La solidaridad de Natalia va más allá con otro grupo de vecinos cipoleños que llaman Coditos Solidarios, para juntar mercadería y ropa que distribuyen por la ciudad. "Es tanta la necesidad, tanta la gente que nos escribe por leche, por pañales, que nos pregunta por un par de zapatillas, o que está por tener familia y no tiene ropita para el bebé. Así es todo el tiempo", comentó. Con Coditos Solidarios, Natalia está comprometida desde que comenzó la cuarentena, y ahora organiza una campaña para ayudar a 25 familias, con módulos de 20 productos. "Esto lo hacemos en Cipolletti y estamos casi listos", dijo. En Neuquén, las donaciones las pueden acercar al roperito, de 16:30 a 18:30 (calle Linares al 1000); en Cipolletti, a las direcciones Río Colorado 1013, Alfonsina Storni 308 o Dani’s Pizzas, en Discépolo 1605.

"Necesitamos ropa de abrigo y frazadas", apuntó Natalia.

Reconoció que es un drama para los peloteros y otros rubros no poder trabajar. Ella, en lo particular, dijo que tiene la ventaja de no pagar alquiler, pero esta situación hace que muchos evalúen cerrar y replantearse cómo seguir. "Yo extraño mucho a los nenes, sobre todo", dijo.

Pero, mientras no pueda trabajar de lo que ama, se mantendrá ocupada en ayudar a otros. Así es Natalia, como otros vecinos que forman una cadena de anónimos solidarios, donde el gesto de uno, se multiplica de formas que sorprenden y conmueven.

El caso de un lavadero cipoleño

Tal es el caso del lavadero de ropa Burbujas, que se sumó a la campaña de Coditos Solidarios para lavar todas las frazadas que donen los vecinos.

"Si tenés algún acolchado o frazada en condiciones y te gustaría donarlo, nosotros nos encargamos de lavarlo y lo donamos a las familias con mayor necesidad. Comunicate con nuestra página o acercate al local, en Larrosa, esquina Río Negro, Cipolletti", dice la publicación de Facebook.

Los horarios de atención: de lunes a viernes, de 9 a 13, y de 15 a 18. Los sábados, de 9 a 13.

Los vecinos solidarios que quieran acercar sus donaciones, pueden pasar antes por el lavadero, en ese horario.

LEÉ MÁS

Una canción para los abuelos es furor en las redes

Solidaridad: los clubes de la ciudad siguen unidos

Vecinos de Las Grutas cocinan para quienes enfrentan la pandemia

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario