La crisis no afloja en la actividad comercial

El sector mercantil ha sido muy castigado por la recesión.

“El cierre de comercios sigue siendo una realidad terrible en Cipolletti”, enfatizó ayer Natalia Chemor, dirigente de la Cámara de Industria y Comercio. Las dificultades económicas y el peso insostenible de las cargas impositivas se mantienen como los principales factores del imparable deterioro de la actividad.

En la ciudad, aquellos locales que son atendidos por sus propios dueños logran, a duras penas, continuar su labor. En cambio, los que tienen personal son los que están más en riesgo. Mientras más empleados, la posibilidad de bajar la persiana se acrecienta. Y, así, cuando llega la hora del final, el mazazo se siente con rigor. Dueños y trabajadores se quedan en la calle, sin nada.

Te puede interesar...

Chemor afirmó que las medidas adoptadas por el gobierno nacional para intentar reactivar el comercio “no han dado resultado”. El sector se enfrenta a una profunda caída del consumo y una amplia franja de la población apenas tiene ingresos para subsistir y comprar.

En este cuadro, la carga impositiva y tributaria que soportan los establecimientos se vuelve cada vez más difícil de afrontar. Y, más tarde o más temprano, el cierre se vuelve la única alternativa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario