El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
54% Hum

El agua para consumo personal en el Senaf es un caldo de cultivo de todo tipo de bichos

Desde hace más de un año y medio que los trabajadores reclaman en vano que coloquen una tapa al tanque o lo cambien por uno nuevo. Mientras tanto, tienen que autoproveerse de agua en las horas de trabajo para no correr ningún riesgo.

Asistentes sociales, psicólogos, técnicas y otros trabajadores de la Secretaria de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) no pueden consumir agua porque el tanque está repleto de larvas, y temen por la salud e higiene de todo el personal.

El problema no es reciente, ya que desde hace más de un año y medio que reclaman a la Secretaria de Estado de la provincia que coloque una tapa al tanque o lo cambie por uno nuevo. El hecho de estar en contacto directo con el ambiente hace que las palomas se posen sobre el tanque, se sirvan de ahí y hasta se den un baño.

Te puede interesar...

El video que hicieron circular es muy evidente: el agua que baja del tanque y sale por las canillas de la institución es un caldo de cultivo de bichos que nadan a sus anchas.

Sin embargo, todavía no encuentran una respuesta concreta y favorable, que revierta esta situación. Tampoco se provee de bidones de agua potable, de modo que los profesionales se llevan una botellita que recargan en sus casas para consumir a diario en las horas de trabajo.

Ya ni podemos lavarnos las manos, el agua está llena de bichos, parecen larvas y están vivas. Es muy difícil la situación”, manifestaron trabajadores consultadas.

En diálogo con LM Cipolletti, advirtieron que el problema es grave porque “se están vulnerando nuestros derechos, y los de la gente que viene, madres angustiadas con sus niños, todos en situación de riesgo, a quienes ni siquiera podemos ofrecerles un vaso de agua”.

Embed

Aseguraron que ya realizaron varios reclamos a la coordinación del Senaf y a la Secretaría de Estado, pero nunca hay fondos para revertir el problema y garantizar el consumo de agua potable, sin riesgo para el personal.

Ante la falta de respuestas, comentaron que hoy apelaron a otra instancia de reclamo, con la expectativa de encontrar una solución. Concretamente, cursaron una nota al Ministerio de Trabajo.

En el Senaf trabajan alrededor de 40 profesionales que enfrentan todo tipo de dificultades para desempeñar su labor. Hace un tiempo tuvieron que cortar la calle 9 de Julio 55 porque las palomas hacían sus necesidades al ingreso del establecimiento.

Tras la protesta, autoridades provinciales hicieron colocar una malla de contención en el techo. Sin embargo, las aves siguen presentes en el lugar, y se sirven del tanque a la intemperie con total libertad.

Falta personal

Como los equipos técnicos son insuficientes, igual que los recursos para trasladarse y visitar a las familias que asisten, denunciaron con mucha preocupación que hay 320 familias en lista de espera que no pueden abordar.

Esta situación ya fue advertida por otros organismos del Estado que asisten a grupos vulnerables, como el Ruca Quimei.

En su momento, la directora municipal de Atención Integral en Violencia Familiar y de Género, María Elisa Lazzaretti, comentó que tenía enormes dificultades para articular acciones, ya que a la hora de asistir a los niños de mujeres que son víctimas de violencia familiar, el Senaf no podía brindar una respuesta por falta de personal.

LEÉ MÁS

Las Perlas: piden soluciones a la falta de agua

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario