El clima en Cipolletti

icon
-2° Temp
100% Hum
LMCipolletti Manuel Berra

Manolo Berra, el hombre récord en Cipolletti: "Es el club más grande de la Patagonia"

El capitán del Albinegro alcanzó los 279 partidos con la camiseta del Capataz en el empate frente a Santamarina, mismo rival al que enfrentó en su debut.

Manuel Berra hizo historia con el Club Cipolletti alcanzando el récord de mayor cantidad de partidos disputados en la historia del Capataz de la Patagonia. En la fecha 6 frente a Santamarina, superó a Henry Homann y llegó a las 279 presencias.

“La verdad que lo venía pensando porque me lo dijo un fanático del club, Carlos Pérez, de Tribuna Albinegra. Me lo dijo después del partido en Monte Maíz, que me quedaban alrededor de cinco o seis partidos para cumplir el récord”, dijo Manolo a LM.

Te puede interesar...

A sus 42 años apostó por la continuidad en la categoría y se sumó al plantel de Gustavo Noto para disputar una nueva temporada en el Federal A y así continúa escribiendo páginas en las memorias albinegras. "La verdad que un orgullo grande, felicidad enorme, solamente uno y los que hemos hecho deportes durante muchos años sabe lo que cuesta sostenerse, lo que hay que luchar para estar la altura de un plantel profesional", sostuvo.

Para Manolo, el encuentro ante el Aurinegro de las Sierras fue especial, ya que la primera vez que saltó a la cancha con la del Capataz fue ante el mismo rival hace varios años atrás. “Ayer en Santamarina se me vinieron un montón de momentos en la cabeza porque mi primer partido en el Federal A con la camiseta de Cipolletti fue contra Santamarina allá. Empatamos 1 a 1 y ayer nos tocó de nuevo empatar. Se me vinieron un montón de sensaciones”, comentó sobre el domingo pasado.

Para los jugadores de la zona, llegar Cipolletti es el sueño. Manolo lo hizo en 2005 y atraviesa su cuarto período en el club. “Es una alegría y un orgullo enorme el poder vestir una de las camisetas más grandes de la Patagonia como lo es la de Cipolletti. Agarrar el teléfono y que me feliciten jugadores como Pato Amorone, el Ruso y gente del futbol para mí es un orgullo muy grande. Encantado con este récord”, afirmó.

manolo berra.JPG

Cada vez que finaliza una temporada, la continuidad de Berra en el equipo es un tema, pero hace cuatro años que dice presente y como titular. "Toda mi vida me entrené de la misma forma y con el mismo convencimiento, de poder y querer jugar. La verdad que hace cuatro o cinco años, el objetivo mío es poder ser competitivo y después si me toca estar adentro mejor, si me toca estar afuera, acompañaré y volcaré la experiencia que uno tiene", manifestó.

Cuando comenzó el proceso de Gustavo Noto, se confirmaban jugadores y todos esperaban a Manolo. Después llegaron otros centrales como Yago Piro, Fernando Cosciuc, Matías Kucich y los chicos de las inferiores, pero eso no le bajó el ánimo. "Desde que arrancó este proceso, el técnico trajo varios jugadores en la zaga central y yo siempre me tuve fe. Interiormente sabía que podía", remarcó.

Berra fue titular desde el primer partido y siguió portando la cinta de capitán con el nuevo director técnico. “Creo que es la forma, si todos los deportistas de alto rendimiento tenemos ese pensamiento es muy difícil que te venzan. El jugador siempre quiere jugar, los profesionales siempre quieren estar al pie del cañón, preparados y siempre luchamos para tener un lugar”, enfatizó.

Sus primeros días en Cipolletti

El neuquino llegó entre 2005 y 2006 al vestuario, cuando Cipo tenía un plantel de jugadores locales. “Siempre le cuento a los chicos la sensación mía los primeros dos o tres días en los entrenamientos de Cipolletti. Recuerdo que llegué, me senté en el vestuario, miré a todos mis compañeros y éramos todos jugadores de la zona. En mi cabeza me dije 'Manolo, si no podes jugar acá, hay que dedicarse a otra cosa'. No lo pensé en el afán de querer subestimar a nadie, sino que estábamos todos en igualdad de competencia, la mayoría éramos de la zona, nos conocíamos y me tenía mucha fe de poder jugar y lo hice”, agregó sobre sus primeros días.

Han pasado casi 19 años de aquel día y si bien Berra pasó por otros equipos, declaró: “Todos bien saben, Cipolletti es el club más grande de la Patagonia, tuve la posibilidad de jugar en otros clubes del sur y de la zona, todos saben de la grandeza del Albinegro. También saben de mi amor por otras camisetas pero la verdad que se me arraigó mucho la del Club”.

El público lo recibe con aplausos cada vez que ingresa y se escuchan aplausos en cada pelota recuperada en La Visera de Cemento. “La gente me ha tratado bien, como en todos lados hay que te quiere y gente que no, pero yo me he sentido querido en líneas generales. He tenido lindas experiencias y seguiremos luchando para poder dejar algún otro récord en el club, o una estrella algún día, ojalá”, dijo sobre el hincha.

Los recuerdos son muchos, han pasado distintos torneos donde las cosas fueron bien y se estuvo muy cerca de llegar a la B Nacional, pero también ha habido malos momentos. “Tengo muchos, el otro día el comentaba a los chicos un partido que hicimos con Atlético Tucumán, donde habían 30 mil personas. Recuerdo mucho un partido de local con Desamparados de San Juan, con Patronato, partido especial. Tengo muchos donde la cancha ha explotado, hace dos años cuando jugamos con Chaco en Córdoba, son recuerdos hermosos”, comentó.

Ser un referente es algo importante para Manolo, sobre todo porque el hincha quiere una foto con él y los más jóvenes lo buscan para conversar de futbol. “Me escribe mucha gente, jugadores de inferiores y la verdad es lo que uno trata de dejar en esta carrera. Todos saben bien que en esta categoría no se llena de dinero, es un jugador más, entonces uno trata de dejar eso, el profesionalismo, una buen imagen, el respeto y las ganas de querer estar y aportar, es eso”, dijo con cierta emoción.

Aquel que sigue los entrenamientos puede notar la predisposición de Manolo y este logro es algo que se propuso el 29 de enero cuando comenzó la pretemporada. Al ingresar al campo de juego murmuró: "Es el último (año), estoy cerca de alcanzar a Homman".

Con mucho respeto, el capitán de Cipo nombró a varios pesos pesados en la historia. “Me esfuerzo todos los días, no regalo nada. El que me conoce sabe que no regalo nada, espero poder seguir jugando y superando el Ruso. Es en lo único que lo puedo superar, lo respeto mucho y en mi interior se que es el número 1, como el Ruso Strak, el Bambi Flores, el Indio Solari Gil y tantos que van a la cancha”, aclaró.

Manolo Berra, un todoterreno

En sus tantos años, el futbolista de 42 años jugó en distintos puestos. En estas ultimas temporadas su lugar en la zaga central es indiscutido y también tuvo partidos en la mitad de la cancha. “Tuve la posibilidad, con la camiseta de Cipolletti, de jugar de 9, de volante por derecha durante varios años, volante por izquierda. Jugué de enganche, de doble cinco y hoy me toca ser central. Creo que el único puesto que no ocupé fue el de lateral y arquero”, repasó.

Con respecto a defender los tres palos, puesto al que cualquier jugador de campo podría huirle, Berra piensa y desea lo contrario. “El de arquero se me escapó una vez, estuve cerquita, me agarró los guantes Germán Alecha. Me ganó de manos pero me gusta mucho ese puesto, todavía no sabemos, puede llegar a pasar”, sostuvo entre risas.

279 partidos es una vida dentro de las canchas. El capitán sabe que no lo hizo solo y su familia es su pilar más importante. “Este récord no es solo mío, es de mi familia, de mis hijas Abril, Emilia y Antonia, de toda la gente que me ha acompañado a lo largo de todos estos años. De mi vieja, de mis hermanos, de mi viejo que está en el cielo y me acompañó siempre. Es de toda la familia y les mando un abrazo a todos y mucho cariño para todos ellos”, concluyó.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario