El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
82% Hum
LMCipolletti carne

La venta de carne cayó un 30% en Cipolletti

Desde la CIC lo adjudican a la crisis económica nacional y a los hábitos de consumo. Asimismo, advierten por maniobras especulativas en la cadena productiva.

La venta de carne en el sector minorista en Cipolletti ha experimentado en enero y lo que va de febrero una caída de un 30%, como reflejo de la retracción de la demanda por los altos precios, los bajos salarios de gran parte de la población y por el fenómeno de la estacionalidad, que determina para los meses de principio de año una menor demanda por las vacaciones veraniegas y por el ahorro que hacen en muchos hogares para prepararse para el inicio de las clases.

También influyen los gastos por las fiestas de fin de año y el endeudamiento que genera en muchas familias.

Te puede interesar...

El hecho es que las carnicerías han sufrido “una caída impresionante” de su actividad, en medio de un panorama “muy complicado en todos los rubros”, manifestó José Luis Bunter, titular de la Cámara de Industria y Comercio (CIC) y empresario del sector cárnico local.

Las carnicerías cipoleñas no ofrecerán los precios del plan Carne para Todos del gobierno nacional.

Indicó que ya en diciembre tuvo lugar un marcado ascenso de los precios, ante la mayor demanda de una amplia parte de la población desde noviembre e, incluso, octubre. Esta envión en las compras estuvo relacionado con el creciente deterioro de la economía, la necesidad de anticiparse a los gastos de las fiestas y del período vacacional, y una menor oferta disponible.

Formadores del precio de la carne

La coincidencia de factores adversos se ha manifestado en enero y el mes pasado y no hay visos de que frene la escalada. Y es que existen otros elementos que vuelven más difíciles las circunstancias.

Así, el dirigente llamó la atención sobre “la especulación” que se observa en eslabones de la cadena productiva, en particular, entre los frigoríficos.

Puntualizó que el problema resulta especialmente sensible en la carne que se transporta a la región desde La Pampa y Buenos Aires, donde un muy reducido grupo de establecimientos, que trabajan en los mismos “sectores de campos” y en similares condiciones, se pondrían “de acuerdo” en la fijación de precios, unos más altos y otros menos, distorsionando el mercado.

Al final de la cadena, los carniceros hacen lo posible para “tener un margen mínimo de ganancia”, enfrentando mayores costos fijos, impuestos y el pago de salarios a los empleados, si los tienen.

La media res, cada vez más cara

Para los propietarios de carnicerías no hay muchas opciones. Con frecuencia, tienen que hacer frente a los incrementos de los valores que pautan los proveedores y se ven en la necesidad de reducir sus niveles de ganancias o subir, aunque sea poco, los precios al público.

En la última semana, hubo un aumento apreciable en los suministros. Según Bunter, el valor del kilo de carne sin hueso de media res proveniente de Buenos Aires pasó de costar 4.200 pesos a $4.900, lo que representó un salto de $700 que “es muy elevado” para el rubro. A su vez, el kilo de carne con hueso de frigoríficos de la región trepó de unos $3.900 a $4.500.

Como la carne debe ser preparada para la venta al consumidor, por ejemplo, quitándole la grasa, ya allí los carniceros enfrentan una merma de sus ingresos. Así las cosas, el precio promedio al mostrador oscila hoy de $7.000 a $8.000, siendo mayor o menor de acuerdo al tipo de corte.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario