El clima en Cipolletti

icon
-4° Temp
80% Hum
LMCipolletti cáncer

Cuál es el cáncer más frecuente en hombres de entre 20 y 35 años

Diagnosticado a tiempo es “altamente curable”, destacó Pablo Romero, oncólogo de Leben Salud.

El cáncer de testículo es el tumor sólido más frecuente en hombres muy jóvenes, cuyas edades oscilan entre los 20 y los 35 años, y actualmente es la principal causa de cáncer en pacientes de esta franja etárea. Por fortuna, se trata de una patología con altas posibilidades de curación, para lo cual es fundamental alcanzar un diagnóstico precoz.

“El cáncer de testículo es una enfermedad en la que se forman células malignas a nivel del tejido de uno o ambos testículos”, explicó el médico oncólogo de Leben Salud, Pablo Romero (MP5883). Éstos constituyen las glándulas sexuales masculinas donde se producen los espermatozoides y la testosterona.

Te puede interesar...

“Hay unas células que son las llamadas células germinativas que producen los espermatozoides, que después viajan a través del sistema y se van madurando y almacenando”, detalló el especialista. La mayoría de los cánceres de testículos se generan en estas células germinativas o germinales y hay dos subtipos que son los más importantes: uno, son los tumores de células germinales seminomatosos, conocidos como “seminomas” y los no seminatomasosos conocidos como “no seminomas”.

Romero explicó que si bien son tumores que comparten algunas características, “se presentan algunas cuestiones puntuales con respecto a su evolución y tratamiento que tienen diferencias. Ambos subtipos son sensibles al tratamiento de quimioterapia, pero la diferencia con respecto al tratamiento es que los seminomas son sensibles a la radioterapia, mientras que los no seminomas son resistentes al tratamiento radiante”.

cancer testiculos2.jpg

Si bien su causa específica no es conocida aún, sí se identificaron algunos factores de riesgo con una clara asociación con este tipo de tumor, como son las alteraciones en el desarrollo testicular, entre las que se destacan la falta de descenso del testículo al escroto – lo cual en concepto médico se denomina criptorquidia-, la presencia de un cáncer previo en la zona y antecedentes familiares, entre otros.

Síntomas y signos a tener en cuenta

“El testículo al ser un órgano palpable en general, brinda la posibilidad de que si hay alguna alteración eso sea rápidamente palpable, son tumores que en general tienden a crecer rápido y uno de los síntomas que más rápido genera es un aumento del tamaño, que muchas veces no genera otra sintomatología”, precisó Romero, por lo cual enfatizó que los hombres deben estar atentos y realizar un autoexamen. “El testículo se puede poner más duro o rugoso y no genera dolor, eso llama bastante la atención. Hay que tenerlo muy en cuenta si eso pasa en cualquier edad y sobre todo en la edad de los adultos jóvenes”.

Si un hombre consulta a raíz de este síntoma, lo primero que se realiza en el consultorio es un examen físico y luego se indican en general dos estudios: uno por imágenes, a través de una ecografía donde se puede evaluar la presencia de la tumoración, y un análisis de sangre con un estudio de marcadores tumorales.

“El cáncer de testículo es una enfermedad que muchas veces puede aumentar los valores en sangre de estos marcadores tumorales y eso nos orienta hacia el diagnóstico”, sostuvo el especialista de Leben Salud.

Cuando estos valores “dan positivo se procede a hacer el diagnóstico anatomopatológico y se debe extirpar el testículo por medio de una cirugía, denominada orquiectomía inguinal. Se realiza a través de la ingle, que es el método correcto para hacerlo”.

“Es importante que la consulta sea rápida, ante un aumento de tamaño, dado que eso aumenta la posibilidad de que la enfermedad se diagnostique en una etapa temprana y de esa manera incrementar en forma muy importante la posibilidad de curación definitiva”. (Dr. Pablo Romero, Leben Salud) “Es importante que la consulta sea rápida, ante un aumento de tamaño, dado que eso aumenta la posibilidad de que la enfermedad se diagnostique en una etapa temprana y de esa manera incrementar en forma muy importante la posibilidad de curación definitiva”. (Dr. Pablo Romero, Leben Salud)

Tratamiento

Romero precisó además que “una vez que se hace el diagnóstico patológico de la enfermedad, lo que se realiza son estudios para evaluar la extensión de la enfermedad. Si este cáncer estaba solamente localizado a nivel del testículo o hubo diseminación de estas células malignas hacia otros órganos. Esto puede ocurrir a través de los ganglios linfáticos o de la sangre”.

El método que se utiliza para realizar esta estadificación es una tomografía computada “que va a brindar información sobre si la enfermedad ha hecho nódulos por fuera del testículo, y a través de esa estadificación se observa si es necesario plantear otro tipo de tratamiento con respecto al estadío de la enfermedad”.

El médico oncólogo indicó que los varones deben realizar una consulta médica en caso de que se palpe una tumoración o aparezca dolor, enrojecimiento o cualquier otro síntoma extraño. “Es muy importante hacer los controles con su médico de cabecera una vez por año”.

cancer testiculos3.jpg

Fertilidad

Un punto a tener en cuenta, se destacó, es que al tratarse de pacientes jóvenes que se someterán a tratamientos que pueden alterar su fertilidad y la esfera sexual es importante “prever estas situaciones y ofrecerles la posibilidad de preservar esperma siempre que la enfermedad lo permita”, debido al estadío de la patología.

“La orquiectomía por sí misma no debería afectar en forma significativa la fertilidad, siempre que el paciente tenga un testículo remanente sano", se mencionó.

Cómo hacer el autoexamen testicular

Para hacer la autoevaluación de los testículos, se debe palpar la piel del escroto, buscando algún tipo de lesión o signos de inflamación. Cada testículo debe ser examinado con las dos manos y, posteriormente, sostenido con el pulgar y el dedo medio.

Los expertos llaman a prestar atención a la presencia de nódulos o pequeñas zonas de induración, y a advertir cambios en el tamaño, la forma o la consistencia habitual. Cabe aclarar que no debería sentirse dolor alguno al realizar este procedimiento.

Aunque en Argentina el cáncer masculino más frecuente es el de próstata, con una tasa de 42 casos cada 100.000 varones, no es el único tumor que los afecta exclusivamente. Cada año, entre 3 y 6 hombres cada 100.000 habitantes sufren cáncer de testículo.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario