Un estudiante cipoleño fue invitado a un campamento de la NASA

Acude al CET 30 y visitará las instalaciones de la agencia estadounidense.

Por Alberto Rivero - riveroa@lmneuquen.com.ar

Un estudiante del CET 30 fue seleccionado por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) para formar parte de un campamento científico en los Estados Unidos. Tiene un excelente promedio en su colegio y es un genio de la programación.

Se trata de Tomás Fuentes, de 16 años, quien en marzo se había postulado a una beca en la embajada norteamericana. Si bien no quedó en esa convocatoria, tuvo otra gran oportunidad y fue seleccionado como uno de los 50 estudiantes argentinos que viajarán en septiembre al Centro Espacial en Huntsville, en Alabama. Allí se llevará a cabo el programa Academia Espacial Avanzada denominado Space Camp, que este año tiene por objetivo conmemorar los 50 años del alunizaje del Apolo 11.

Te puede interesar...

Las actividades están organizadas por el Centro Espacial y de Cohetes de los Estados Unidos y la selección tuvo como requisitos el buen desempeño académico, un adecuado nivel de inglés para participar de todas las actividades e interés por la ciencia.

“Me postulé con un video en internet en el que me presenté y expliqué conceptos básicos de la programación y en qué se puede aplicar de forma directa. Todo debía ser en inglés. El jueves pasado publicaron la lista de convocados y salía mi nombre”, contó Tomás a LM Cipolletti.

Actualmente cursa el quinto año del colegio técnico del barrio Don Bosco, que tiene como orientación la programación en computación.

“Mi expectativa con este viaje es aprender todo lo que más pueda. Yo me estoy especializando en programación, y acá no veo muchos lugares donde pueda aplicar esto de manera directa. Espero que ahí pueda conocer otras experiencias”, explicó.

En el evento podrán experimentar el entrenamiento de los astronautas, desafíos de ingeniería y hasta la simulación de una misión espacial de duración prolongada. Los asistentes utilizarán simuladores con sillas de gravedad y flotación neutral. También diseñarán y lanzarán un cohete y construirán un escudo térmico.

“Gran parte de lo que sé lo aprendí en el colegio. También investigo por mi cuenta por internet. El primero de los trabajos fue la fabricación de una página web sobre la comunidad Android. También ideamos un auto-robot controlado desde un teléfono, que se podía mover según la inclinación del celular. Ese invento lo presentamos en la feria del colegio y lo llamamos Juancho”, relató el joven.

Cuando finalice el secundario, Tomás tiene pensado estudiar la carrera de Ingeniería de Software, en Córdoba, y como segunda opción considera Ingeniería Electrónica en la Universidad Tecnológica Nacional en Plaza Huincul.

Alumno modelo y bailarín

Aplicado al estudio

La invitación que le llegó de la NASA no fue casualidad. Tomás obtuvo el año pasado un promedio de 9,44. Este año tiene como meta mejorar ese registro.

Su hobby

Además de la ciencia, le gusta bailar un estilo llamado cutting shapes, que combina pasos rápidos con los pies al ritmo de la música electrónica.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario