Tensión en la Muni por la escasez de agua en Las Perlas

Un grupo de vecinos quiso subir al despacho de Di Tella para reclamar. Se reunirán mañana.

Hartos de vivir con escasez de agua, vecinos de Las Perlas se movilizaron hasta el Municipio cipoleño y llamaron a gritos al intendente Claudio Di Tella para que baje a hablar con ellos y ponga fin a la pesadilla de abrir la canilla y que no caiga una gota. Llegaron temprano y permanecieron en el ingreso toda la mañana, en un clima tenso.

Los vecinos quisieron subir al cuarto piso, pero la Policía se les puso adelante y lo evitó. "Montaron un operativo policial para evitar que subiéramos, pero la próxima vez no nos van a frenar. No somos delincuentes, somos vecinos y no tenemos agua. No nos interesa ir al choque con nadie y que luego nos denuncien como hizo (Aníbal) Tortoriello. Solo queremos agua", comentó uno de los delegados, Jaime Flores.

Te puede interesar...

Aseveró que estuvieron "toda la mañana gritando por el intendente y no bajó", lo que consideró un error. "No nos pueden poner de interlocutor al delegado de Las Perlas, a quien vemos todos los días, para solucionar este conflicto", añadió el vecinalista.

En efecto, Di Tella no recibió a los vecinos, pero sí lo hizo la presidenta del Concejo Deliberante, Silvana Larralde, quien intentó poner paños fríos a la situación. "Nuestra relación con los vecinos y las organizaciones siempre será en son de paz, porque esto recién comienza, hay que trabajar en conjunto y mantener el respeto mutuo", enfatizó.

En diálogo con LM Cipolletti, aclaró que el intendente "no tenía previsto atenderlos, ni estaba. Tenía otras salidas y reuniones pautadas". Y agregó: "Yo lo hice con toda la predisposición y le dimos una audiencia" para mañana.

Desde el Ejecutivo, además, aseguraron que se envían camiones cisterna para repartir agua.

Ante una manifestación, Larralde dijo que primero hay que tener una audiencia. Luego, si no cumplen con lo acordado, advirtió entonces que los vecinos tendrán todo el derecho de reclamar, pero siempre de forma pacífica.

La concejal afirmó que entiende el reclamo, lo que es vivir con problemas con el agua, pero insistió en mantener la paz social. Negó que el operativo policial se haya armado con anticipación, por cuanto dijo: "Yo tuve que llamar a la Policía en el momento, porque querían subir al cuarto piso".

Cuando los ánimos se calmaron un poco, acordaron una reunión. Sin embargo, también sobre este punto hay distintas interpretaciones. Por un lado, los vecinalistas se fueron de la Muni con la idea de que va a intervenir la cooperativa de agua para que el servicio sea operativo, mientras que el Ejecutivo desmintió esa posibilidad.

"Nosotros no tenemos un conflicto con la cooperativa, ni la vamos a intervenir. Vamos a pedir que mejore el servicio y a trabajar en conjunto", dijo Larralde.

Para los vecinalistas, ellos son rehenes de un litigio entre el Municipio y la cooperativa por una deuda impaga; en cambio, para el Ejecutivo, hay un problema de vecindad donde es la palabra de unos contra la de otros; y si falta agua, es por conexiones precarias.

Como sea, todos estuvieron de acuerdo con que el problema del agua iba a estar solucionado hoy. Incluso, Larralde comentó que podría subsanarse ayer mismo.

"La única verdad es la realidad. Y si el viernes no vamos bañados, se lo vamos a hacer notar. Espero que cumplan con su compromiso, es lo que único que queremos, que nos liberen el agua", concluyó Flores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario