San Antonio, un punto de referencia para el kitesurf

Los lugareños se engancharon y llegan cada vez más fanáticos.

En el ambiente del kitesurf nacional, la ría de San Antonio Oeste está adquiriendo renombre por las buenas condiciones que ofrece para navegar, y ya aparece en la hoja de ruta de quienes buscan nuevas aventuras.

Olas suaves, amplitud de recorrido y viento apto para deslizarse sobre el agua son algunas de las virtudes de "la marea", como llaman los lugareños al brazo de mar que penetra al norte de la ciudad.

Te puede interesar...

La disciplina se ejercita desde hace unos pocos años en la zona y ha logrado numerosos adeptos.

Fue Iván Carpintero, un joven vecino de la ciudad, quien introdujo el deporte en 2007, primero como aficionado y luego, en 2017, creó la escuela Costa Kite Sur, que le dio el impulso inicial.

Al principio fueron pocos los que se atrevieron a colocarse el arnés que sujeta los extensos cordones aferrados a la vela (o cometa) que se infla con las ráfagas que a su vez impulsan al rider (el kitesurfista) que va montado sobre una tabla algo más grande que una patineta y que le permite desplazarse sobre las olas.

Según la condición del tiempo, pueden tomar una velocidad asombrosa y efectuar saltos altísimos que los mantienen suspendidos en el aire por varios segundos.

En SAO no lo hacen de manera competitiva, sino por el solo gusto de experimentar sensaciones.

Últimamente, cerca de 25 vecinos, entre chicos y chicas, practican la actividad, aunque el número crece continuamente. Estiman que en pocos meses más serán unos 40 los kitesurfistas locales, con una proyección ascendente.

Pero el número se engrosa con los visitantes, que suelen llegar solo para practicar la disciplina en cualquier momento del año, pero más aún en verano.

Carpintero explica que la difusión la aportan los mismos adeptos al deporte, que comparten videos, fotos y hablan de las condiciones naturales que posee el lugar.

Ayer, por ejemplo, se observaron cerca de 20 velas. Había gente de San Antonio y Las Grutas, junto con los que llegaron de Bariloche, Caleta Olivia, Colonia Sarmiento y Rosario, entre otros lugares.

Desde la costa se contemplaban las piruetas que improvisaban gracias a la pleamar y al viento del norte.

Si bien es una práctica individual, conforman una comunidad en la que se ayudan mutuamente en caso de surgir imponderables. Lo mismo sucede en tierra, con gratas reuniones posteriores y encuentros gastronómicos memorables.

Un deporte en el que hay que invertir

Curso para principiantes

El kitesurf requiere disponer de recursos. Para aprender a practicarlo, se necesita tomar clases. En la escuela de San Antonio cuesta 2500 pesos cada una. Para navegar solo se necesitan unas ocho prácticas.

El equipo

Los equipos tienen distintos costos, de acuerdo con la calidad. Se encuentran en el mercado desde los 40 mil pesos, para alguien que recién se inicia. El curso en SAO incluye el acceso a la vela, el arnés y la tabla.

25 los vecinos de SAO que ya practican el deporte

En la escuela local creen que pronto serán 40 porque la tendencia va en aumento. A ellos se suman turistas que llegan durante todo el año para practicar el deporte en el golfo.

LEÉ MÁS

A 4 años, no hay rastros de la cipoleña Emilia Vera

La primera quincena fue muy positiva en Las Grutas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario