"Mega pleamar" provocó nuevos trastornos en San Antonio y Las Grutas

El fenómeno ahora provocó grandes desbordes en distintos sectores cercanos a la ría de San Antonio Oeste, y nuevos inconvenientes en Las Grutas.

El mar sigue sorprendiendo con su comportamiento impetuoso en la costa atlántica rionegrina. A las marejadas registradas en los últimos días, hoy poco después del mediodía se produjo una “mega pleamar” que se potenció con el viento del sur.

El fenómeno ahora provocó grandes desbordes en distintos sectores cercanos a la ría de San Antonio Oeste, y nuevos inconvenientes en Las Grutas.

Te puede interesar...

Por la altura fenomenal que adquirió el mar, rebasó las contenciones de la costa y escurrió libremente por las calles más próximas, como en Irigoyen y Güemes, que corren paralelo al brazo marino.

Personal de Bomberos, del municipio y Prefectura participan del operativo de emergencia, con recorridos embarcados y por tierra.

Debieron evacuar la casa de ancianos el “Hogar de la Abuela Juana”, ubicado en Irigoyen al 2.000.

A un par de cuadras una empresa pesquera había quedado aislada, y se observó que había ingresado agua al patio donde descargan los camiones con la materia prima para la producción.

También allí cerca dos vehículos que estacionados en la vía publica quedaron sumergidos hasta la mitad.

Algunos otros lugares, como el skatepark y el predio deportivo situado al lado, por la avenida costanera, quedaron totalmente bajo el agua. Solo permanecían descubiertos una parte de los tableros de básquet.

En el balneario Punta Verde, situado en el extremo de la península, la marejada pasó por sobre el terraplén de acceso y el tránsito está cerrado al igual que ayer, como también otras calles de la zona.

Mientras que en Las Grutas los dos paradores de la playa sufrieron todo tipo de roturas por el intenso oleaje, mucho más severas que las de ayer.

En la playa Piedras Coloradas, ubicada a cinco kilómetros al sur del balneario, la marejada inundó el sector donde se estacionan los vehículos, y llegó al cordón de médanos, anegando los comercios que funcionan en verano.

Incluso que la emblemática Biblioteca de Barro tenía cerca de medio metro de agua en su interior.

El inusual fenómeno generó la curiosidad de vecinos. Muchos se acercaron a los lugares donde se producían los anegamientos. Tomaban fotografías y filmaciones que luego recorrieron las redes sociales.

Antiguos habitantes, conocedores del comportamiento del mar, aseguran que nunca vieron algo parecido.

El evento se produjo porque a la pleamar extraordinaria de 9,23 metros (las habituales son entre 6 y 8 metros), se sumó el viento del sur, que llegó casi a 40 kilómetros.

La próxima plea, que llegará este miércoles a las 3.28, será de 9.16 metros, pero los informes meteorológicos anunciaban vientos intensos, por lo que se preparaba un dispositivo de emergencia.

LEÉ MÁS

La marejada en Las Grutas provocó graves derrumbes

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario