El clima en Cipolletti

icon
Temp
53% Hum
LMCipolletti Personajes

La Tota, el transformista que hace reír al Alto Valle

El personaje de Gastón Vásquez es furor en escenarios regionales.

Alberto Rivero - riveroa@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Hacer reír es uno de los trabajos más complicados y necesarios en momentos de crisis. Pero la Tota Vásquez nació con un don que muy pocos tienen, y lo supo aprovechar. Todo comenzó como un juego entre amigos, hace más de 10 años, y lo llevó a consagrarse como una de las figuras artísticas más destacadas del Alto Valle con sus shows de transformismo y humor. "Cuando me pongo la peluca se transforma mi vida, y cuando escucho la risa del público me llena de emoción", afirmó el artista.

De día es Ricardo Gastón Vásquez, secretario administrativo de una reconocida clínica médica. Algunas mañanas, al llegar al consultorio, aún conserva los brillos en el rostro del show de la noche anterior. "En mi trabajo todos saben lo que hago, me apoyan y acompañan. No hay ningún problema", indicó.

Tota Vasquez

Con 12 años comenzó a utilizar la ropa de su hermana en su casa de Allen, mientras jugaba a escondidas frente al espejo. Luego, ya con 21, le contó a su familia que era gay. "Al tiempo caí con vestidos y zapatos talle 41, y decía que eran de una amiga. No sé cómo, pero me creyeron. Después les expliqué que hacía teatro, me vieron actuar y se tranquilizaron. Entendieron que se trataba de un personaje. Luego me empezaron a invitar a los cumpleaños de familiares para animar la fiesta", relató.

Asegura que nunca advirtió un problema de identidad vinculado a su doble vida. "Siempre tuve claro que solo era una cuestión artística. Nunca lo utilicé para ninguna otra cosa, ni siquiera para una fantasía íntima. No me siento mujer, es un juego artístico. Bajo del escenario y vuelvo a ser Gastón", comentó.

El nombre "la Tota" es un homenaje al personaje de Miguel Del Sel, a quien comenzó a imitar en sus primeras transformaciones. "Muchos ni siquiera conocen mi nombre real", explicó.

Tota Vasquez

En ascenso

La primera vez que salió transformado en público fue en el 2007, durante el cumpleaños de un amigo. Fue una sorpresa. "Estábamos en un boliche cerca del río en Neuquén y para divertirnos propuse hacer un show. Una amiga trans me maquilló y me prestó un vestido, y canté un tema de la Pantoja. La primera vez que me vi al espejo no me reconocí, pero me gusté. A los días algunos conocidos y amigos me empezaron a llamar, y en poco tiempo me encontré haciendo shows cada vez más grandes y cobrando", resaltó.

Con el tiempo, la popularidad de la Tota fue tomando trascendencia regional. Encabezó varias obras de teatro en el Valle e hizo temporada en Las Grutas. También es convocado todos los fines de semana por bares, casinos y boliches de la zona, y es una de las figuras de Flame, la disco alternativa de Cipolletti, única de la Patagonia.

"En el 2010 con un amigo hicimos Divas, la primera obra de teatro de transformistas. Ahí empecé a tomarme la profesión en serio, a soñar con que podía vivir de esto. Eso me cambió la perspectiva, me convertí en profesional. Caí que el público había comprado mi personaje y se hizo conocido. Aún no puedo vivir solo de esto porque el mercado acá es muy acotado; los boliches abren solo fines de semana, y se complica", añadió.

Tota Vasquez

Dejó el periodismo por el humor y ahora va por las redes

La Tota fue a la Escuela Primaria 282 de Allen, y al CEM 24. Arrancó Comunicación Social en la UNCo, pero no le gustó. Su sueño siempre fue dedicarse al humor.

Afianzado en el circuito artístico de la región, pretende subirse al tren de las redes sociales y explorar en Youtube e Instagram para llegar a un público más amplio.

“La gente quiere divertirse. Si en una hora te olvidaste lo que duele el mundo, misión cumplida. La risa y el respeto son la mejor paga que puedo pedir”, dice sobre el objetivo de sus shows.

Gastón La Tota Vásquez

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario