Los sectores más afectados por el último aguacero fueron Martín Fierro, el Barrio Obrero y la toma 2 de Agosto, en donde se anegaron sus sinuosas calles de tierra con charcos intransitables y aguas estancadas después de pasar por tan sólo unas pocas horas de lluvia de baja intensidad.

Te puede interesar...

Según los vecinos, al barro, las filtraciones dentro de las casas y a la interrupción del suministro eléctrico al saltar los fusibles se les sumó el frío húmedo que se cuela en los hogares y que sólo pueden combatir con garrafa o leña.

Además, circular por la zona todavía resulta todo un desafío para quienes lo deben hacer a pie. El agua logró sobrepasar los límites del trazado de las calles gracias a los desniveles del terreno más la saturación que presenta la tierra luego de la lluvia de las últimas horas.

Si bien no hubo familias evacuadas en esta oportunidad, el secretario de Servicios Públicos, Guillermo Fernández, indicó que tuvieron una serie de pedidos de ayuda en estos barrios durante la última semana.

“Ya estamos revisando la zona para ver lo que se necesita hacer y qué equipo tenemos que enviar. Estamos gestionando las autorizaciones para proceder, porque hay algunas calles que necesitan mantenimiento o tienen problemas con el tendido eléctrico que está presente en forma irregular”, indicó el funcionario.

Al ser sectores donde se construyó sin controles ni permisos técnicos, los equipos municipales no pueden ingresar para ayudar con las apremiantes necesidades sin previa autorización del jefe municipal. Algo que, comentaron, se definirá a la brevedad.

Se vienen más lluvias

La inestabilidad meteorológica estará presente en la región durante los próximos días.

Según informaron desde la AIC, el jueves hay probabilidad de lluvia y durante todo el fin de semana el cielo permanecerá nublado.

El caudal del río Negro, bajo la lupa

Felipe Vallejo, del área municipal de Protección Ciudadana, dijo que no recibieron ningún pedido de ayuda a raíz de las lluvias, pero que sí se encuentran alertas por el caudal del río Negro tras recibir un aviso de una próxima subida del afluente. Ayer se monitoreó la situación en la zona de la Isla Jordán, donde verificaron que el cauce cuenta con unos 680 metros cúbicos. Pero anticiparon que prevén que alcance los 1000 m3 el jueves, lo que podría afectar a los vecinos que tienen sus hogares en la zona ribereña.

LEÉ MÁS

Frío, lluvia y viento: los cipoleños se preparan para recibir el invierno con todo

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario