El refugio de Funpabia, esperanza de 50 perros

La fundación los cuida mientras gestiona su adopción responsable. La gente responde.

La ciudad cuenta con dos refugios caninos en lugar de uno, como habitualmente piensa mucha gente. El de la Isla Jordán es famoso por albergar unos 500 canes, un número descomunal que provoca constantes problemas y disputas con el Municipio. El otro está ubicado en la zona de La Falda y es administrado por la Fundación Patagónica para el Bienestar Animal. Tiene muchos menos animales en resguardo, pero los esfuerzos son grandes para brindarles una estancia lo más adecuada posible a sus necesidades.

En la actualidad, son unos 50 perros los que tienen albergue en el predio. Para su permanencia, se cuenta con una decena de caniles y con la infraestructura mínima indispensable, que incluye agua potable y electricidad para los labores de las personas que se encargan a diario de la atención de las mascotas.

Te puede interesar...

Bettina Ferrari, referente de Funpabia, manifestó que el establecimiento está concebido como un lugar de paso para canes que son rescatados en accidentes, enfermos o abandonados, por lo que se procura en todo momento conseguir que sean adoptados en forma responsable por familias que les garanticen una vida de afecto y seguridad.

El refugio fue habilitado en 2016. El Municipio le entregó a la fundación un terreno que formaba parte de una chacra, en donde los voluntarios que integran la organización se dedicaron a acondicionarlo y mantenerlo de la mejor manera. Antes, Funpabia se hacía cargo de los perros que estaban en la vieja sede de Servicios Públicos, en Estado de Israel.

Ferrari expresó que no se pretende hoy la construcción de más caniles, por cuanto se persiste en el objetivo de que las instalaciones no sean para la permanencia indefinida de las mascotas. Por ello, la difusión en las redes sociales de la necesidad de adoptar y completar la estancia de los canes es continua y ha dado buenos resultados.

Por la labor abnegada de los proteccionistas se consigue brindar a los animales el cuidado que se merecen, para lo que se dispone del alimento que aportan personas solidarias y de agua de red y no de pozo. Además, a los perros se los saca a pasear por el predio, una actividad que disfrutan mucho.

Una intensa actividad de todos los días

Nunca falta cuidado

Los proteccionistas se reparten para que durante la semana no falte nunca la presencia humana en el predio para canes de Funpabia. Todo es esfuerzo y tenacidad. Cuando el alimento donado no alcanza, el dinero para comprar más sale de ellos mismos.

Esterilizaciones

Una actividad loable de la fundación es que, por sus propios medios, contratan veterinarios para castrar a los perros que pasan por el refugio. Colaboran así con el control de la población canina. Además, gastan en atención médica para la salud de las mascotas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario