El clima en Cipolletti

icon
Temp
73% Hum
LMCipolletti Clima

El calor es más intenso cada verano en Cipolletti

Las temperaturas del decenio han tenido máximas absolutas muy superiores a otras épocas.

Los veranos en Cipolletti siempre pintan tórridos. Y con el calentamiento global, tema sobre el que hay un consenso científico cada vez mayor, pareciera que las temperaturas serán a futuro, y en promedio, más agobiantes. Los registros así lo sugieren. Y todo puede empeorar al incrementarse la aridez y volverse más poderosos y constantes los vientos.

En los últimos años, hubo algunos hechos que llamaron mucho la atención, como que la ciudad ha figurado entre las más calurosas del país. Incluso, en algunas jornadas ocupó el primer puesto, según las referencias existentes.

Te puede interesar...

Así, el 20 de febrero de 2017 fue la localidad más cálida de la Argentina con 38,7 grados. Similar honor le cupo hace poco, el 20 de enero. El 8 de enero de 2018, en tanto, figuró en segundo lugar, con 42,2°. Por encima solo estuvo San Antonio Oeste, otra infernal urbe rionegrina.

En la última década, los datos recabados por la delegación local del Servicio Meteorológico Nacional muestran cuán ardientes pueden ser los veranos. El podio lo tiene la jornada del 27 de enero de 2017, con 42,3°, en tanto que más abajo se ubican el 8 de enero de 2018 ya consignado y el 29 de diciembre de 2016, con 42°. En lo que va de la actual temporada estival, el récord se produjo el 19 de enero, con 41,7°. Apenas unas décimas por debajo de las temperaturas punteras.

El especialista Rodolfo Merlino no tiene dudas: el mundo se está calentando y Cipolletti no es la excepción. Al efecto, acude a las estadísticas de la estación de medición cipoleña, ubicada en Kennedy e Yrigoyen.

Del registro surge que las máximas de la década están por encima de lo constatado en largos períodos históricos anteriores. Por ejemplo, en 1903-1927 la temperatura más alta absoluta fue de 40,7°, es decir, por debajo de la máxima de este enero. En tanto, entre 1950 y 1975, el guarismo máximo fue de 41,4°, también por debajo de lo observado este verano.

El meteorólogo expresó que las consecuencias del calentamiento global ya son evidentes. Y junto con las altas temperaturas, alertó de que también pueden darse en la región vientos más fuertes y, posiblemente, una mayor sequedad.

LEÉ MÁS

Detuvieron al presunto asesino de la yegua Shekina en plena faena

De la Cordillera a la ciudad, el viento se hace protagonista

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario