El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
50% Hum
LMCipolletti puente

Cruzar el puente es una tortura que parece no tener fin

La gente se queja por las largas esperas para circular y pide respuestas a las autoridades.

Por Ezequiel Maestú - maestue@lmneuquen.com.ar

El Municipio ya confirmó que los puentes permanecerán en la fase 1 durante una semana más de lo esperado, ya que la medida se extendió, momentáneamente, hasta el viernes 12. Sin embargo, aunque son cautelosos, los neuquinos ya empiezan a perder la paciencia con las largas colas que se forman. "La organización es un desastre, pasás la mitad de tu jornada laboral acá parado", se quejó ayer un hombre en la espera.

Te puede interesar...

Autos, camiones y camionetas se juntan como en un embudo para cruzar el puente Cipolletti-Neuquén. Durante las horas pico se agrega también una fila paralela de gente a pie o en bicicleta.

Algunos eligen matar el tiempo jugando juegos en su celular y hay quienes no pueden ocultar el enfado por la larga espera: "No entiendo cómo la gente se queda tan tranquila y no hace quilombo. La organización es pésima", admitió un repartidor a LMN.

Si bien el horario de la siesta no es el más concurrido, se pueden observar colas permanentes de unos 100 autos y al menos una hora de espera. Sin embargo, el problema principal ocurre durante las horas pico. "He llegado a esperar tres horas", dijo el hombre, que también aseguró: "Este puente es un desastre, pero el puente del dique es dos veces más desastroso que este".

Allí también espera un hombre de unos cuarenta cansados años, que tiene su Kangoo repleta de potes que parecen ser de dulce de leche. "Uno ya tiene que andar a las corridas para sobrevivir y ganar un mango, porque solo podés laburar hasta las 19, y te pasás la mitad de la jornada esperando en los puentes si tenés que cruzar para laburar", se queja indignado, agarrando con fuerza el volante.

La brisa de aire fresco que suele llegar desde el río es rápidamente olvidada por el vaho negro que desprenden los escapes de los autos, que esperando poder cruzar mantienen sus motores calientes y encendidos.

Tanto del lado neuquino como el rionegrino, son exigidos los permisos, y aunque la consigna es clara con el "no pasa nadie sin permiso", los números dicen que no hay comparación entre los que pasan y los que no. "Casi no viene gente que no tenga el permiso nacional", admitieron desde los controles.

Piden controles más expeditivos

El protocolo es sencillo, pero lento. Mostrar el código QR y prestar la frente para el termómetro láser. "Parece una joda, es como una listita de cumpleaños donde solo se quieren asegurar de no pagar el costo político de que haya un contagiado que no sea parte de los esenciales", admitió un hombre que esperaba con la ventana baja, y retrucó: "Pero parecen olvidarse de que fueron los esenciales también los que provocaron el rebrote, así que no se entiende la lógica".

Los trabajadores estatales en el control admiten sentir la molestia de los transeúntes: "La gente se enoja bastante y te lo hace saber. Te lo devuelven con la mirada o con algún que otro insulto", contó a LMN una mujer encargada de controlar la fiebre de quienes cruzan caminando el puente. Mientras algunos se quejaron, otros aseguraron que "es necesario que pongan más gente en los controles", ya que a simple vista las poco más de 10 personas que se encuentran realizando el ingreso a las ciudades no dan abasto.

LEÉ MÁS

Cipolletti es una de las ciudades que no sale del aislamiento

Investigarán a empleados del Ipross por los contagios

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario