El clima en Cipolletti

icon
Temp
86% Hum
LMCipolletti potrillo

La conmovedora historia de Peteco, el potrillo al que Betty mantuvo vivo "en el comedor de casa"

La mujer rescata animales y los cura en su hogar. "Lo levantaba sola todos los días y eso volvió a dañarme la rodilla, no lo iba a dejar morir", confiesa a LMC.

Peteco es un noble y hermoso potrillo que pasó por varios dramas en su vida y solo el amor de la enorme Betty Gallardo lo mantiene vivo. Sí, la vecina que suele llevarse animales exóticos a su casa de ser necesario, lo hizo una vez más.

Desde ataques de jaurías de perros a intentos de robo y la falta de un espacio. Situaciones angustiantes que atravesó este tiempo el pobre caballo que solo cuenta con el apoyo y cuidado incondicional de la hidalga mujer.

Te puede interesar...

Betty conmovió con su gesto al rescatar al infortunado animal tras el maltrato y las agresiones que había sufrido por parte de feroces perros de Barda del Medio.

image.png
El gran Peteco, el potrillo al que salvo la genia de Betty.

El gran Peteco, el potrillo al que salvo la genia de Betty.

Lo bautizó Peteco -aunque ella lo llama ‘Bebé’- y se propuso cambiar el destino, tanto geográfico como de vida, del hermoso pingo, aunque nada ha sido fácil por el momento y la lucha continúa.

"Le puse así porque mis compañeras de Funpabia siempre me decían que yo en algún momento iba a andar por el campo gritando arre Peteco y cuando lo encontramos ellas me dijeron que ese era mi peteco y quedó el nombre", cuenta a LM Cipolletti.

En declaraciones previas al programa Latidos de Miguel Angel Parra, Betty había confesado que tuvo que ir de acá para allá con Peteco en varias ocasiones debido a “intentos de robo y amenazas”. Pese a todo, nunca lo dejó solo, siempre estuvo a su lado para defender al potrillo que estaba al borde de la muerte cuando llegó a sus manos.

Betty: "Animal que me necesite, voy a estar"

Fuimos con Funpabia, que acá en Cipolletti son los únicos que están al pie del cañón con todos los abandonos que hay. Fuimos a hacer castraciones, la fundación paga veterinarios particulares y nos avisaron que había un potrillo que había sido atacado por una jauría de perros y obviamente que no íbamos a esperar a ver que, si alguien se hacía cargo de él o no”, agrega la mujer.

“Hicimos todo rápido y lo trasladamos a Cipolletti. Como necesitaba muchos cuidados, lo tuve en mi casa, una internación en mi casa, prácticamente en el comedor de mi casa. Porque ni siquiera eso hay acá en Cipolletti, veterinarios que estén acorde a todos estos animales", lamenta en un sorprendente y emocionante relato.

Embed

De esta manera, Betty, quien destaca la ayuda de Pedro Gatica, sigue generando admiración y asombro con su ejemplar proceder. Una historia de lucha e incansable labor por los animalitos. Por su casa han pasado desde cerditos hasta corderos, a los que ha albergado, demostrando una vez más su amor por todas las criaturas que necesitan ayuda.

"Lo amo a mi caballito, yo hace años choque por esquivar a un perro y me quebré la rodilla. Cuando rescaté a Peteco lo tenía que levantar todos los días muchas veces al día 50 kilos y fue en aumento, eso me volvió a dañar mi rodilla pero seguí con él, no lo iba a dejar morir. Hasta tuve que dejar mi trabajo y me tengo que operar", indica en otra emocionante confesión.

Lo cierto es que Betty no se rinde y continúa luchando por brindar un hogar seguro a cada uno de los animales rescatados. Su dedicación ha inspirado a toda una comunidad, que se une a su causa en busca de un futuro mejor para estos seres indefensos.

Por lo pronto, Peteco ha encontrado un lugar seguro, pero Betty sigue en busca de espacios donde pueda dar refugio a más animales necesitados. Su teléfono está disponible para aquellos que quieran colaborar y ofrecer un hogar a estos seres que tanto lo necesitan.

"Los animales son los más, al menos para mí, te dan todo te dan paz, y la gente abusa de ellos, los maltrata sin razón. Ellos sufren, sienten frío, calor, el abandono. Yo odio la injusticia, trato de que la gente no sea tan cruel con ellos. Animal que me necesite y llegué a mi yo voy a estar", avisa la buena de Betty.

Por si alguien puede prestarle un espacio en alguna chacra para que pueda cuidarlos, su contacto es el 299-4163521. Vale la pena ayudar a esta mujer con un corazón tan gigante como el de Peteco, su noble potrillo.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario