El clima en Cipolletti

icon
Temp
80% Hum
LMCipolletti Abuelos

El dolor de los abuelos que venden fruta por el país en Motorhome: "La extrañamos horrores"

En el viaje a Tandil se fue al cielo Paulita, su fiel compañera de ruta. Piden ayuda para "adoptar otra urgente". El drama de las jubilaciones retenidas...

Se las había regalado una bisnieta. Paulita era la fiel compañera de ambos en los extensos viajes en Motorhome. Disfrutaba como ellos cada vez que tomaban la ruta para trasladarse a diversos puntos del país, en especial a Tandil para vender la fruta rionegrina y subsistir en tiempo difíciles.

Pero Ana Josefa (67) y Raúl (68) en las últimas horas se quedaron sin su querida mascota, esa caniche toy con la que compartieron tantos momentos y a la que querían como a una hija. La que no se les despegaba nunca y siempre quería jugar. La que no se cansaba jamás de los mimos e insistía en busca de caricias.

Te puede interesar...

Paulita se mandó una travesura y falleció en las últimas horas. “Aparentemente comió alimento de gato en un momento en que nos descuidamos mientras trabajábamos y le agarró algo hepático, ellos son muy delicados del hígado”, cuenta angustiada la mujer desde esa ciudad bonaerense.

Perrita.jpg
Paulita, una fiel compañera en los viajes en Motorhome y también en la casa valletana.

Paulita, una fiel compañera en los viajes en Motorhome y también en la casa valletana.

La despedida fue tan inevitable como dolorosa y triste. “Cuando la vio la veterinaria no había nada qué hacer, no resistió lamentablemente. La estamos extrañando horrores. La enterramos acá porque es el lugar donde ellas nos acompañaba”, agregó Ana con el corazón roto. Y confesó que el Vasco, como conocen todos a su esposo, "está destrozado".

Un pedido de los abuelos a la comunidad

Ahora, ya se pusieron en campaña para volver a tener una mascota que los acompañe en cada salida en Motorhome ya que se siente semejante ausencia.

“Queremos conseguir algo urgente. Si es raza pequeña sería bárbaro y si es cachorrita mejor para acostumbrarla a nosotros enseguida”, específica la mujer, súper perrera.

"Necesitamos una mascota al cuál hablarle en nuestro largo camino, con Paulita lo hacíamos mucho. Confiamos en la ayuda de la gente", se ilusionó.

Es de esperar que habiendo tantos rescatistas y perritos que necesitan un hogar que alguien se acuerde de estos abuelitos que llevan la fruta rionegrina por todo el país así recuperan la sonrisa…

La jubilación, otro dolor de cabeza para los abuelitos

"Trabajamos toda la vida para jubilarnos pero no podemos aflojar tampoco ahora. Encima que cobramos la mínima, nos la están reteniendo porque en el viaje que hicimos a Brasil no nos otorgaron la salida y para el Estado argentino es como si aún estuviéramos allá”, lamentó Ana.

"El martes vamos a ver si nos dan alguna respuesta, de lo contrario tendremos que volver a viajar a Brasil pero hoy en día no podemos costearnos ese viaje", explicó angustiada.

Y recordó: “Yo me jubilé y estoy pagando la moratoria por el tema de los aportes. Gano no más de 150 mil pesos, soy asmática crónica y los medicamentos cuestan muy caros. Hay que salir a lucharla, no queda otra y más ahora que nos cortaron el chorro”, reflexionó esta rionegrina de Ingeniero Huergo.

“Nos la pasamos cosechando frutas para ponerla en cajones y llevarla. La compramos y vendemos a precio económico”, agregó Josefa en anterior nota con este medio que tuvo enorme repercusión.

image.png
Uno de los viajes de los abuelos por el país vendiendo frutas en Motorhome. Ya no está Paulita...

Uno de los viajes de los abuelos por el país vendiendo frutas en Motorhome. Ya no está Paulita...

“Contamos con heladera, agua potable, baño con todas las instalaciones, cocina con mesada, bacha, nuestro dormitorio…”, aclaró con orgullo la mujer que tiene 5 hijos, 17 nietos y 6 bisnietos (“todos vivimos en Oro, excepto uno que está en Chile y se lo extraña mucho”).

Llevamos en el motorhome manzana, pera, tomates, ciruelas, membrillos, frutas con carozo, todo lo que se cultiva en las chacras de Río Negro. Los chacareros nos conocen, nos hacen precios, incluso hay veces que la retiramos ahora y la pagamos cuando volvemos”, explicó Ana Josefa el modus operandi de la estimada pareja.

“Yo trabajo arriba del colectivo, envaso y el atiende abajo. También tenemos alguna conserva, berenjena en escabeche, salsa de tomate, en fin..”, amplió.

Los abuelitos están tristes. Todos podemos ayudarlos.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario