El clima en Cipolletti

icon
Temp
43% Hum
LMCipolletti Virus

"Cipoleños no cometan los mismos errores, están a tiempo de evitar el desastre"

Karina Berdugo López es una cipoleña que vive con su familia en Barcelona. Testigo de los estragos que causa el virus, ofreció un testimonio de esperanza.

Por Guadalupe Maqueda-maquedag@lmneuquen.com.ar

Un pedazo de su corazón quedó en Cipolletti, cuando la crisis del 2001 la empujó a ella, a su marido y sus dos hijos a cruzar de continente y echar raíces en Barcelona, España. Desde hace 20 años que Karina Berdugo López vive el “aquí y el ahora” en otro país colapsado por la pandemia de coronavirus; pero no olvida de dónde viene; y los recuerdos, la sangre y los afectos tiran mucho más cuando ve venir en su país de origen, y la ciudad donde nació y se crió, lo que en España está causando estragos. Un virus que arrasa con la salud de miles de habitantes, que ha cambiado la realidad del mundo y todavía no alcanza su techo.

Te puede interesar...

Ustedes están a tiempo, acá se empezó muy tarde, con 50 muertos. Por favor, tomen conciencia. No es un virus cualquiera, se contagia muy rápido y cada vez se hace más fuerte. Por eso, hay que quedarse en la casa, no reunirse, no agruparse, lavarse las manos continuamente y usar guantes si hay que salir. La clave es la confinación. La mejor barrera y la única forma de parar este maldito virus”, expresó Karina, de 47 años.

En diálogo con LMCipolletti, confesó que la actitud de muchos cipoleños ante el coronavirus es la misma que tenían los españoles al inicio de la pandemia. Gente que se cree inmune al salir de su casa, anda por sitios abarrotados o visita amigos y familiares. “Parecen muy confiados de que a ellos no va a pasarles nada. Y no han tomado conciencia de lo que enfrentan: un virus muy fácil de transmitir, de persona a persona, por boca, nariz y ojos; que ha causado ya muchas muertes”, advirtió.

Es la misma actitud que asumieron los españoles cuando, en masa, salieron a los supermercados y los desabastecieron; o agotaron inútilmente recursos, como los barbijos, que son indispensables en el frente de batalla, donde médicos, enfermeros y otros agentes de la Salud luchan contra el virus para salvar la vida de todos. “Si ellos se enferman (de coronavirus), quien atenderá luego a la población. Por favor, no comentan los mismos errores. Quédense en casa. Cuídense y cuiden a sus mayores”, expresó.

Recomendó a la gente que salgan solo para lo justo de su casa y mantenga siempre la distancia de un metro y medio, porque no se sabe nada de la otra persona con la que te podés cruzar. “Acá la gente se aglomeró en los supermercados y los vació. Eso fue un foco de contagio increíble. Ahí, el virus se propagó. Ustedes no comentan el mismo error”, reiteró.

cipoleña en Barcelona

Cuidados extremos

Esta cipoleña vive en una comarca que está a 15 kilómetros de Barcelona, llamada Granollers. En Cipolletti dejó a sus padres, una hermana y sobrinos, con quienes sigue en contacto, más aún en esta situación.

Karina es técnica de Emergencia Sanitaria, y por su profesión tiene que seguir trabajando. Pero se organizó con su familia de tal manera que es la única que tiene la obligación de salir de su casa. Ella es la que sale a comprar, a cargar combustible y realizar otros trámites, minimizando los riesgos de transmisión del virus entre sus seres queridos.

“Salgo con mis guantes, trato de guardar una distancia de metro y medio con otras personas, y al comprar en un súper, dejo las cosas un par de horas en el auto y luego las bajo. Mi ropa queda en el lavadero, me saco los guantes (descartables) y con otra ropa recién entro en mi casa”, contó.

Incluso, al hijo mayor que ya está emancipado, con todo el dolor y las ganas de verlo le ha dicho: “Prefiero no verte a tener que atenderte”.

Ella vive en una casa ubicada en un polígono industrial, donde aún cuesta que cierren sus puertas las empresas; y recién comienzan a tomar medidas para dejar entrar de a uno en los supermercados o ponen una distancia de metro y medio entre los farmacéuticos y el público que va a comprar.

Para esto, España ya registra más de 4.000 muertos, 56.000 contagiados de coronavirus, 3.700 personas en la UCI y 7.000 curados, de acuerdo a lo que informa hoy el diario El País, en un país en guerra por hacerse de mascarillas, test rápidos y respiradores para salvar vidas.

Sin embargo, gracias a todos los cuidados que toma Karina y su familia no se han contagiado aún de coronavirus, en un país donde la crisis sanitaria es tremenda, y afecta tanto que el sistema tiene que decidir entre salvar a los más jóvenes y los más viejos, porque no puede atender a todos.

cipoleña en Barcelona

Jóvenes vs adultos mayores

“Al no tener suficientes máscaras y oxígeno, en algunos centros de medicina se ha optado por dar más esperanza a la gente joven que a las personas mayores. Lamentablemente, hemos llegado a una situación que nos ha superado; y eso es lo que hay que tratar de impedir. Porque si acá, en Europa, con los recursos que tiene el sistema hay que elegir, imagínate en Argentina, en Cipolletti, si llegan a esta situación lo que puede ser”, expresó angustiada, mientras permanecía en su casa.

Sobre el comportamiento del virus advirtió que hay muchos casos de pacientes que no presentan todos los síntomas de coronavirus e igual contagian. “Dicen que da fiebre y tos, pero tenemos casos sin fiebre que dieron positivo. La verdad es que es una situación muy difícil”, manifestó.

Tanto es así que si bien el coronavirus no afecta gravemente a los niños, donde vive dijo que tienen el caso de un joven deportista, de 26 años, no fumador, que está con un respirador. “El virus va mutando y se está haciendo cada vez más fuerte. Los niños pueden tener el virus, no hacen el cuadro, pero contagian. Se manifiesta de muchas maneras”, agregó esta cipoleña.

Y no se cansa de insistir en que cambiemos la actitud y nos quedemos en casa, porque aquí estamos a tiempo de sufrir una situación de catástrofe, tan dramática que los pacientes infectados de coronavirus no pueden ver a sus familias y muchos de ellos mueren en la soledad más abrumadora de una cama hospitalaria.

Hay que cambiar la mentalidad y quedarse en casa, cuidar a vuestros padres, cuidar a vuestros mayores”, cerró, esperanzada de llegar con su mensaje al corazón de la comunidad que la vio crecer.

Embed

LEÉ MÁS

Advierten que el 30 por ciento de los cipoleños no cumple la cuarentena

Secuestran autos para evitar que la gente salga a pasear

Es neuquino el hombre que ocultó los síntomas para poder viajar

La próxima semana llegan reactivos para hacer los test de coronavirus

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario