Cerró Amanecer: la única casa de comidas para celíacos

Por la crisis que desató la pandemia de Covid-19, cerró la única casa de comidas para celíacos en Cipolletti. Abastecía al Valle con productos sin Tacc. Su dueña está vendiendo el mobiliario.

Por Guadalupe Maqueda - maquedag@lmneuquen.com.ar

Amanecer, la única casa de comidas que pensaba en los celíacos bajo la consigna "un nuevo despertar en tu ser", cerró sus puertas definitivamente. Con mucha tristeza y dolor, se despidió de sus clientes y seguidores en Facebook y está vendiendo todo su mobiliario.

Te puede interesar...

"La verdad, no sé cómo voy a continuar. Era mi fuente de trabajo y por mi salud no puedo encontrar trabajo en otro lado...se me vino el cielo abajo", dijo con mucho pesar, Alicia Evelina Biurrun, la artífice del negocio que bajó la persiana.

En el local elaboraban productos artesanales que luego sacaban a la venta. También funcionaba como confitería sin Tacc para todos los que gusten probar y deleitarse con recetas caseras y muy saludables que no contenían lactosa, azúcar ni aditivos.

"Debido a mi salud, sumado a la pandemia de Covid-19, me vi forzada a cerrar sus puertas. Gracias por acompañarme durante estos 9 años", expresó.

En diálogo con LMCipolletti, recordó que Amanecer nació hace nueve años "con mucho esfuerzo". Ella y su hijo son celíacos, y quisieron entonces acercar cosas ricas y saludables sin Tacc a personas que padecen la misma enfermedad, o que por otras patologías de base, no pueden consumir determinados alimentos porque dañan su salud.

"Durante estos años, con mis recetas acompañé al celíaco y a otras personas... intolerantes a la lactosa, diabéticos y otros. Siempre sin Tacc. No fue fácil el caminar por diferentes situaciones. Salud. Robos. Economía", se sinceró.

almacén celíaco

Hace casi dos años se mudó de Urquiza a Mengelle 1948, donde hace días tomó la determinación de cerrar el comercio y se lo comunicó a sus clientes.

Eve, como la conocen mejor todos, tiene algunos problemas de salud, y estaba buscando una persona de confianza que pudiera continuar con el negocio. Sin embargo, pese a las dificultades que sobrelleva, siguió creando nuevas recetas. "Lo hice con mucho esfuerzo, mucho amor y compromiso", agregó.

Pero cuando sobrevino la pandemia de Covid-19, los estragos que está causando en distintos rubros y servicios comerciales también golpearon de lleno en el corazón de la actividad que ella realiza. "Las ventas cayeron un 80 por ciento. Trabajé a pedido, en un principio, pero todo me superó. Los gastos continúan y no puedo seguir. Este mes lo decidí con mucho dolor y angustia. Era mi fuente de trabajo y desde aquí ayudaba a muchos. También a los eventos", comentó.

Embed

Comercios

En efecto, otros comerciantes lamentaron la pérdida de la única casa de comidas que pensaba en la salud de los celíacos en Cipolletti. Lo lamentaron también porque aprovisionaba de productos artesanales sin Tacc a distintos eventos y otros negocios gastronómicos de la ciudad y la región del Alto Valle.

"Es lamentable esta noticia. Abastecía a gran parte del Valle. Trabajó mucho con eventos para celíacos y era el único recurso que tenían los gastronómicos para solicitar productos sin Tacc", reconoció José Luis Bunter, al frente de la Cámara de Industria y Comercio.

Aunque la cuarentena se ha flexibilizado bastante, y desde los gobiernos municipal y provincial se han hecho algunos esfuerzos, estos no son suficientes para contrarrestar los efectos de esta crisis. Varios comercios ya claudicaron o están por hacerlo. La deuda sigue creciendo, las ventas no levantaron tanto como para tener una ganancia y algunos rubros directamente no pueden funcionar aún.

"Esta semana publiqué que vendía todo por cierre en Compre Cipoleño, y me llegaron muchos mensajes. Sé que hay muchos cerrando o pensándolo, ya que se hace insostenible esta situación. La mayoría alquilamos, y todo se complica aún más", advirtió la comerciante.

Confesó que no sabe cómo va a seguir adelante. Ha tenido que poner a la venta su mobiliario para poder mantenerse, ya que también alquila la casa donde vive y no tiene otros recursos. "Hoy no es fácil por la situación que se vive", manifestó.

En Amanecer, se dio el gusto de realizar sus propias recetas sin Tacc, las cuales se caracterizaban por sus texturas. Hacía sus propias premezclas, de acuerdo al producto que iba a elaborar. Todo muy artesanal y con una dosis de amor que sus clientes celíacos y no celíacos, seguramente, van a extrañar.

Para su mentora, sería bueno que Amanecer pueda continuar, pensando en la comunidad de Cipolletti, Neuquén y el Alto Valle. Hoy está aturdida, y el tiempo se le escurre entre su manos. Pero tal vez encuentra la manera de seguir caminando.

LEÉ MÁS

La lluvia inunda las calles y se mete a las casas de muchos vecinos

Puede caer el doble de agua previsto para todo mayo

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario