Toma 10 de febrero: sin electricidad y con frío, reclamaron por los servicios básicos

Vecinos del asentamiento 10 de Febrero cortaron una calle y exigieron soluciones.

Vecinos del asentamiento 10 de Febrero, ubicado en la zona norte, protagonizaron ayer protestas, incluida la quema de gomas, por la falta de luz que están padeciendo muchas de las viviendas. Reclamaron, en forma infructuosa, la presencia de Edersa y de funcionarios municipales para que se pueda resolver el problema cuanto antes.

El asentamiento está incluido en el proceso de expropiación y de regularización impulsado por el Municipio, que viene desarrollándose con cierta lentitud. Los habitantes exigen desde hace mucho tiempo que se mejore la precaria cobertura eléctrica, pero los meses transcurren y las definiciones se demoran. En el lugar no hay servicio oficial: los vecinos están colgados.

Te puede interesar...

Hace tres días, muchas familias se quedaron sin luz. Venían arrastrando hace más de un mes problemas relacionados con la caída de la tensión, por la sobreexigencia que en esta época del año enfrenta el servicio. En muchos hogares, una de las alternativas para calefaccionarse es el uso de estufas eléctricas y caloventores, de alto consumo.

Ayer, a las 17, un nutrido grupo de residentes se volcó a la calle de acceso y procedieron a cortar la circulación. Tomaron algunos neumáticos y los prendieron fuego, para volver más visible su manifestación.

De acuerdo con la información disponible, un transformador que facilita el suministro en esa zona se habría averiado y dejó de funcionar. El efecto inmediato fue la interrupción del fluido eléctrico, con consecuencias más que negativas para la población.

La toma 10 de Febrero está integrada por varios cientos de familias. Como en otros asentamientos, las viviendas tienen un tendido precario colgado de la red de Edersa. Hasta anoche, no habían aparecido representantes de la firma ni de la comuna para hablar con los manifestantes. Solo se registró presencia policial.

Como en cada una de las ocupaciones existentes en Cipolletti, los pobladores quieren regularizar su situación. Invocan la ley nacional dirigida a la urbanización de los asentamientos y su inclusión en el Registro Nacional de Barrios Populares. Hasta ahora, no han logrado convencer a las empresas proveedoras de servicios.

Votantes que pueden ser decisivos

Los postulantes a intendente de Cipolletti que más convenzan a los habitantes de las tomas de la ciudad con sus propuestas de regularización y urbanización tendrán un caudal de votos considerable para las elecciones municipales del domingo 23. Se estima que son más de 20.000 personas las que viven hoy en los 36 asentamientos y barrios populares que hay en la ciudad.

De ese número de pobladores, son varios miles quienes están habilitados para sufragar. Por ello, su opción mayoritaria por alguno de los candidatos puede resultar determinante.

Además de la resolución del problema de la propiedad de la tierra, los habitantes están deseosos de contar en el menor plazo posible con todos los servicios básicos regularizados, empezando por el agua y la electricidad. Pero también quieren respuestas prontas para el tendido de la red de gas y la instalación de cloacas. El sueño del techo propio en un entorno urbano está en primer plano.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario