El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
88% Hum
LMCipolletti mala praxis

Condena civil para la provincia por un caso de mala praxis: operaban a un hombre y se prendió fuego en la camilla

El caso se dio en el hospital de General Roca, en medio de una operación de urgencia por una hernia. El fallo fue confirmado por la Cámara Civil de Roca.

Un hombre que fue operado en el Hospital de General Roca terminó con graves quemaduras en su cuerpo en medio de una operación, a raíz de un gran descuido de los profesionales de la salud que lo atendían. Ante esta situación, decidió llevar a la Justicia el caso, la cual falló a su favor, condenando por “mala praxis” al Estado provincial.

Según informaron fuentes judiciales respecto del caso, la operación se dio en un contexto de urgencia, por una hernia. Sin embargo, en medio del proceso, cuando el cuerpo del paciente entró en contacto entre el cauterizador eléctrico y el alcohol con el que le habían limpiado la cicatriz, se produjo una repentina combustión.

Te puede interesar...

La explosión fue sofocada en forma inmediata sobre la misma camilla del quirófano, pero eso no pudo evitar que el hombre sufriera graves secuelas físicas y emocionales por las profundas quemaduras.

Con todo esto, una sentencia del Juzgado Contencioso Administrativo de Roca hizo responsable al Estado Provincial por los daños derivados de esa prestación “deficiente” del servicio público de salud. La condena -de primera instancia-, fijó una indemnización por la incapacidad física provocada, la terapia psicológica de rehabilitación que necesita el hombre, los gastos de medicamentos, tratamientos y traslado que ya afrontó el paciente y el daño moral.

En contra de esa decisión, la Provincia interpuso un recurso de apelación y el caso pasó al análisis de la Cámara Civil de Roca. Ese Tribunal dictó esta semana un fallo que confirmó íntegramente la condena.

El Estado “debe garantizar altos estándares de eficiencia y eficacia en la prestación del servicio de salud, estando obligada a 'prevenir la posibilidad de enfermedad o muerte por causa que se pueda evitar', lo que en el caso no cumplimentó, al resultar el actor afectado no por la enfermedad por la que se le atendía, sino por quemaduras absolutamente ajenas producidas en el nosocomio”, indicó la Cámara.

El fallo valoró la historia clínica, de la cual surge textual: “durante la coagulación con electrocauterio de la incisión de la piel, se produjo la combustión del campo alcohólico del antiséptico, sofocándose inmediatamente el fuego con solución fisiológica y campo estéril seco”. Luego se constató que el hombre tenía quemaduras de tipo A y AB en ambas caras internas de los muslos. Según las opiniones médicas, la combustión habría sido por una “insuficiente evaporación” del alcohol al momento de iniciar la cauterización eléctrica.

“Existió un daño provocado por una situación ocurrida durante la operación, y acontecida a partir del deficiente cumplimiento de los deberes a cargo de los agentes que intervinieron en la misma”, concluyó la sentencia de la Cámara.

“Sería absurdo suponer que se considere que se corresponde con la lex artis (la buena praxis), el prender fuego al paciente en la mesa quirúrgica o que ello es un riesgo normal no evitable de la enfermedad o el tratamiento. Resulta hasta irrisoria la suposición que constituye 'una posibilidad' común de un procedimiento quirúrgico que un paciente pueda prenderse fuego en un quirófano por el simple hecho de someterse a una operación, por más compleja que esta sea”, afirmó el Tribunal.

La sentencia también confirmó el monto de la indemnización por daño moral, que también había sido apelado por la Provincia. En ese punto valoró especialmente las limitaciones físicas derivadas de la quemadura, la alteración anatómica que sufrió en la zona afectada y especialmente las consecuencias psicológicas.

Según una pericia, el hecho fue profundamente traumático en la vida del hombre. “Es compatible con el concepto psicológico de trauma, entendido como un suceso externo, sorpresivo y violento en la vida de una persona, caracterizada por su intensidad, efecto desorganizador, la imposibilidad del sujeto para responder de modo adaptativo y los efectos patógenos duraderos que provoca en la organización psíquica”, explicó la pericia.

“Estos informes, a mi entender, no dejan lugar a dudas acerca de que las lesiones sufridas por el actor le han generado drásticos cambios y perturbaciones en su esfera espiritual, los que merecen ser resarcidos”, finalizó la Cámara.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario