Proteccionistas controlarán que no se vendan petardos

Denunciarán a los locales que comercialicen productos prohibidos.

Proteccionistas y voluntarias defensoras de los derechos de los perros y otros animales controlarán en diciembre a los comercios de pirotecnia para garantizar el cumplimiento de la restrictiva normativa vigente, que prohíbe la venta de fuegos de artificio que generan estruendo. Únicamente está permitido el uso de productos lumínicos, aunque no de todos tampoco.

En la ciudad, el período habilitado para la comercialización se extiende del 20 de diciembre al 6 de enero, pero en las semanas previas el Municipio se encarga de reiterar a los expendedores las condiciones que existen para el desarrollo de la actividad. De los locales autorizados, queda un registro para su fiscalización.

Te puede interesar...

Ocurrió que el año pasado, pese a las disposiciones vigentes, Cipolletti volvió a convertirse en un pandemónium, puesto que fueron legión los vecinos que no dudaron en utilizar petardos, bombas, baterías y cañitas voladoras que producen gran ruido. Las detonaciones se extendieron por al menos una hora, para malestar de los detractores de esta polémica expresión de algarabía de fin de año.

El desmadre, con ser mucho, resultó menor al de otros tiempos, cuando la ciudad parecía un lugar en conflicto bélico y las explosiones se escuchaban con ardor durante varias horas.

Sin embargo, las prohibiciones existen y es bueno recordarlo. A tal fin, María Acosta, referente de las voluntarias que trabajan en el sostén de la guardería canina de Isla Jordán, anticipó que su sector no se quedará de manos cruzadas y sus integrantes recorrerán los lugares donde se vende pirotecnia para constatar que no haya artículos prohibidos. En caso de descubrir infractores, se efectuará la denuncia pertinente.

Además, iniciarán en el Municipio un trámite administrativo para deslindar responsabilidades de los funcionarios por lo acontecido en 2019, ya que resultó evidente que amplios sectores de la población no respetaron las limitaciones existentes y prácticamente hubo piedra libre para que el estruendo copara las fiestas. Por lo mismo, pedirán que en las celebraciones que se vienen se extremen los controles necesarios y se castigue a los infractores.

Acosta recordó que, por lo sucedido el año pasado, presentó una denuncia penal en la Fiscalía Nº 3, a cargo de Guillermo Merlo, en la que se profundizará una vez que el Municipio responda al planteo administrativo que se le formulará.

Más educación y concientización

El intendente electo, Claudio Di Tella, manifestó que su gobierno aplicará los controles imprescindibles para el cumplimiento de la ordenanza que prohíbe el uso de la pirotecnia de estruendo en la ciudad, pero consideró necesario también un intenso trabajo de educación y concientización de la población sobre los problemas que ocasionan los productos de este tipo. A partir de su pronta asunción, el jefe comunal tendrá como una de sus primeras tareas la fiscalización de todo lo relativo a las festividades de fin de año. Y tendrá mucho que hacer, sobre todo para que el almacenamiento, exposición y venta de los fuegos de artificio no ocasionen problemas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario