Pacha, la perra mochilera: viajó 1600 km sin querer para reencontrarse con su familia 

Un camionero de Mendoza la vio a la vera de la Ruta 22, la cargó y se la llevó para evitar que la atropellaran. Su sobrina se dio cuenta de que la perra tenía dueños, los buscó por las redes y 48 horas después Pachamama volvió a Cipolletti junto a un transportista de verduras.

Katia Giacinti / giacintik@lmneuquen.com.ar

Como si de un viaje de mochileros se tratara, una ovejero alemán de tres años llegó sin querer hasta Mendoza a bordo de un camión y regresó a Cipolletti en menos de 48 horas junto a un transportista de verduras para reencontrarse con su familia.

Pachamama era buscada desde el 19 de diciembre a la mañana luego de que saliera de su casa en el barrio Capellán y no regresara. En diálogo con LMC, Élida, dueña de la perra, explicó que el animal habría intentado cruzar la Ruta Nacional 22 para llegar al la distribuidora de su marido pero que, en el camino, se asustó y se desorientó.

Te puede interesar...

"Un camionero de Mendoza creyó que la iban a pisar y, por esta razón, la levanto y se la llevó. Pacha llegó a la ciudad de San Martín después de varias horas y allá la sobrina del conductor -que es parte de la Sociedad Protectora de Animales- se dio cuenta de que tenía dueño por el collar. Se fijó en las redes sociales si alguien la buscaba y nos encontró", relató la vecina cipoleña.

A Pacha la vieron varios automovilistas el mismo día que se perdió en Ruta 22 y Estado de Israel y otros en Mengelle y Pacheco. Al final estaba en Mendoza.

Ese mismo día, la joven se comunicó con uno de los hijos de Élida, Francisco Romero, y le aseguró que tenían a su perra pero que estaba en Mendoza. "No lo podía creer, cómo iba a estar allá tan rápido. La chica le mandó videos y todos llorábamos porque era ella", agregó.

Pacha

Sin dudarlo y decidido a recuperar a su fiel compañera, Francisco le avisó a su familia que iba a viajar para traerla de vuelta a casa. Sin embargo, su hermano le propuso comunicarse con transportistas conocidos que estuvieran por viajar al Alto Valle en las próximas horas y que pudieran darle un aventón a Pacha.

"Como mi marido manda camiones a todos lados por la distribuidora llamaron a un conocido que iba a salir en 20 minutos para Cipolletti. Le pedimos si podía traerla y él nos dijo que sí, estaba encantando porque es re perrero. En el camino le dio agua, gelletitas y la filmó para mostrarnos cómo estaba. El 21 a las 6 de la madrugada y después de recorrer 1600 kilómetros llegó a su hogar", relató Élida.

Embed

Pacha creció en el barrio Capellán desde cachorra y es hija de Oso, otro perro de la familia.

Por su parte, el hombre que la llevó hasta Mendoza llamó a la familia tres veces para disculparse y explicarles que su intención no había sido mala, sino que quería evitar que la atropellaran y siguió su camino sin pensarlo. La próxima vez que los camioneros estén en el Alto Valle se reunirán con los dueños de Pacha para comer un asado a modo de agradecimiento.

"La vinieron a ver los amigos de mis hijos, vinieron muchas personas a recibirla, ella lloraba de la alegría. Estuvo muy contenta. A la noche se durmió todo. Esto demuestra que no todo es malo y que hay gente bondadosa. Lo de Pacha fue un milagro", concluyó la cipoleña, emocionada y divertida por la odisea que tuvo que vivir su mascota en tan sólo dos días.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario