Murió Estelita, la perrita que fue arrastrada por un auto sobre la Ruta 65

La galga tuvo una falla hepática grave que le provocó la muerte. La perrita se había robado el corazón de todos los vecinos del Alto Valle.

"Ahora él ya se fue con su pelaje, su mala educación, su nariz fría. Y yo, materialista que no cree en el celeste cielo prometido para ningún humano, para este perro o para todo perro creo en el cielo". Pablo Neruda.

Te puede interesar...

Estelita, la perra galga de Fernández Oro que fue arrastrada por un auto por al menos diez cuadras sobre la ruta, tuvo una falla hepática grave que le provocó la muerte. El hecho ocurrió en mayo de este año y, gracias a la ayuda de toda la comunidad que puso su granito de arena para que saliera adelante, vivió tres meses rodeada de cariño y contención.

Desde la Asociación Protectora de Animales de Fernández Oro expresaron su dolor a través de las redes sociales y remarcaron que hicieron todo lo posible para que pudiera volver a tener una vida normal junto a una familia responsable. Lamentablemente, ayer sufrió una CID (coagulación intravascular diseminada) y falleció.

“La vimos mejorar, sus heridas estaban casi curadas, su mirada cambió, subió de peso, comía con ganas, la vimos jugar, la vimos enojada, dormir largas siestas, hacer fiaca. Pudo caminar y pasear por la chacra y tuvo amigos perrunos que la adoraban. Tuvo ángeles que la protegieron, Susana Bustamante y Marta Quilodrán”, escribieron las proteccionistas, con dolor.

Embed

A su vez, aseguraron que “no hay consuelo ni explicación que nos pueda devolver a Esteli” y que la perrita “tuvo todo el amor, los cuidados y compañía hasta el último segundo”.

“Es totalmente injusto, estamos destrozadas, arece un mal sueño. Estelita no va a quedar en vano, te lo prometimos y los vamos a cumplir. Gracias a quienes fueron parte de su vida sin conocerla, gracias por acompañarnos en este momento”, concluyeron.

El hecho

Estelita fue arrastrada por un auto por la ruta chica por diez cuadras y, si bien muchos pensaron que no iba a sobrevivir, luchó hasta el último momento para recuperarse y continuar brindado amor.

En ese entonces, desde la Asociación explicaron que la perrita no siempre vivió en Fernández Oro, ya que en realidad ella siempre había estado en Añelo, Neuquén.

En cuanto a su estado de salud tras el accidente, las proteccionistas comentaron que tenía “todo el lado izquierdo comprometido”, ya que en la patita de adelante había perdido músculo y en la parrilla costal no tenía piel.

LEÉ MÁS

Arrastraron una perra por la ruta chica y la abandonaron

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario