El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
57% Hum

Mucha bronca contra los inspectores de Comercio

"A nosotros nos clausuraron por una mesa de 7 y en otro bar bailan o pasan el micrófono de boca en boca", se quejó Gabriel Gutiérrez, el dueño del bar Cognac.

El pasado 14 de febrero, los inspectores de Comercio clausuraron Cognac bar por tres motivos: los clientes que estaban tomando algo o comiendo no usaban barbijo; había dos mesas muy juntas que no cumplían con la distancia social y una, en particular, concentraba a 7 personas que no eran convivientes. Luego, el juzgado de Faltas dispuso el cese de la clausura para que vuelvan a trabajar y que paguen una multa de 230 mil pesos. Sin embargo, los responsables del lugar dicen que van a apelar la sentencia porque la consideran injusta, arbitraria.

"Ningún cliente usa barbijo en ningún bar, confitería o local gastronómico. Eso no pasa acá ni en ninguna parte. La gente llega, se sienta y se lo saca. Nosotros hacemos fuerte hincapié en que se lo pongan cuando van a la caja, se dirigen al baño o circulan. Pero no podemos pedirle que se lo pongan después de cada trago o bocado. Es imposible regularlo. No pasa en ningún lado, y a mí me clausuraron el local por eso", sostuvo su dueño, Gabriel Gutiérrez.

Te puede interesar...

También molesto por la falta que labraron las inspectores, en cuanto a que tenía dos mesas muy juntas, pero no tuvieron en cuenta las otras; o que en una de ellas había 7 personas (el máximo permitido son 4 convivientes), advirtió que en otros sitios se juntan de a 10 y 12 personas; o bailan, lo cual está prohibido.

Sin ir más lejos, reparó en el video que circuló por las redes sociales y causó indignación, cuando el cantante contratado por los responsables de un bar que está en el centro comenzó a compartir su micrófono con otros clientes, durante un show realizado hace algunas semanas atrás.

INDIGNACIÓN EN BAR DE CIPOLLETTI

En la misma publicación, otros usuarios defendieron a los dueños del local en cuestión porque intervinieron en el momento y frenaron la situación.

Al respecto, desde el Ejecutivo local se informó que se labró un acta de comprobación. "Ante el video se fue al lugar, pero como no tiene ningún antecedente previo, al igual que se hizo con todos los otros lugares denunciados por incumplimiento del protocolo, se hizo el acta. En caso de que vuelvan a incurrir nuevamente en una falta, se hará la multa correspondiente", indicó Cecilia San Pedro, del Juzgado de Faltas.

Pero Gutiérrez, quien tiene una multa en su contra por 230 mil pesos, considera que la Municipalidad no juzga con la misma vara a todos a la hora de hacer cumplir los protocolos.

"A mí me rodearon con la Policía una mesa para corroborar que eran 7 personas no convivientes. Vuelta a lo mismo con el tema de los barbijos. Si les digo que no se pueden sentar porque son más de 4, se van a la confitería de al lado", sostuvo el comerciante, en diálogo con LMCipolletti.

En efecto, el pasado 17 de febrero salió a comer a otro local gastronómico que está en inmediaciones de la plaza San Martín y constató que había una mesa grande de 10 personas y otra con 12. Llamó al 109, fueron las inspectoras, pero en lugar de proceder a la infracción, observó que miraron y se retiraron.

"Yo digo no, a ver, cómo puede ser esto. Viene la misma inspectora que me clausuró a mí, de forma prepotente y autoritaria; y acá no hubo ninguna infracción. Miró las dos mesas y se fue. Yo no esperaba que lo haga, pero sí que se tenga en cuenta lo mío", afirmó.

Realizó una filmación y se la mandó por correo al área de Comercio, donde le respondieron que debía dirigirse de manera formal para hacer la denuncia.

Contra unos sí, contra otros no

"Contra unos sí, contra otros no. A la Muni le tiembla la mano con unos y con otros no", denunció el comerciante. Capaz que así funciona, dijo, mientras se prepara para accionar con su abogado. Pero como es nuevo en el rubro, nunca antes había tenido un comercio, le parece increíble "el nivel de corrupción que hay".

"A mí me pusieron dos actas y a la tercera me clausuraron, y hay otros bares que las coleccionan", volvió a comparar. No obstante ello, agradeció el llamado de muchos colegas que se solidarizaron y están en la misma situación. "Vamos a ver qué podemos hacer en conjunto", expresó.

Reconoció que es muy difícil sobrellevar una multa de 230 mil pesos luego de todo lo que perdieron en una fecha clave como el Día de los Enamorados, con todas las reservas que tenían para la ocasión. "Eso nos partió al medio", se sinceró. Pero al mismo tiempo dijo que volvieron a abrir sus puertas "con todo y de la mejor manera".

El local contrató más personal de seguridad para fortalecer los controles sobre el ir y venir de los clientes y compraron un equipo de cámaras con el fin de filmar el accionar de los inspectores. "Esto es el reino del revés, porque Comercio debería ayudarnos", concluyó.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

15% Me interesa
3.3333333333333% Me gusta
3.3333333333333% Me da igual
6.6666666666667% Me aburre
71.666666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario