Méndez volvió a la cárcel y solo espera la perpetua

La condenada por el crimen de Honores se quedó sin beneficios.

Apenas un par de meses permaneció en semilibertad la neuquina Irene Méndez, quien tras su frustrada fuga volvió a la cárcel de mujeres de General Roca. La disposición se adoptó ayer en una audiencia presidida por la jueza de Garantías Sonia Martín.

Con todas las de perder, la mujer de 40 años fue trasladada muy temprano hasta las oficinas judiciales de Urquiza y España para volver a sentarse en el banquillo de los acusados y analizar su situación de prisión domiciliaria. Como era previsible, desde el Ministerio Público Fiscal a cargo de Santiago Marquéz Gauna y Guillermo Ibáñez se reclamó la prisión preventiva ante el inminente peligro de una nueva huida antes de que se conozca la pena que le impondrán por el crimen de Eduardo Honores.

Te puede interesar...

La magistrada que estuvo al frente del encuentro no opuso ningún tipo de objeción al reclamo de los acusadores y se limitó a señalar que su alojamiento definitivo en el penal roquense dependerá del espacio y que, ante cualquier inconveniente, permanecerá presa en alguna comisaría de la ciudad.

La preventiva dictada a Méndez era previsible ante el peligro de otro escape y la medida se mantendrá, por lo menos, hasta el juicio de cesura. En las audiencias donde volverán a reunirse las partes quedará definida la pena de prisión. Por tratarse de un homicidio calificado por alevosía y criminis causa, la fiscalía hará un reclamo del máximo castigo. En tanto, la defensa se apoyará en algún atenuante para que la mujer no reciba la perpetua.

La cesura se programará seguramente para los días previos a la feria judicial de invierno o podría estirarse un par de semanas si es que las partes intervinientes tienen otros compromisos.

Más allá de que la defensa cuenta con la posibilidad de impugnar la sentencia condenatoria, Méndez quedó en una situación muy difícil por su intento de fuga y no tendría ninguna chance de pedir su excarcelación o beneficios como el de la prisión domiciliaria.

La alerta por la huida de Méndez se encendió el jueves, cuando fue hallada su tobillera electrónica en las inmediaciones de la Comisaría Quinta de la ciudad neuquina de Centenario. La fiscalía cipoleña fue informada sobre el incidente y empezó la labor de recaptura de la mujer.

Finalmente, la prófuga fue ubicada por personal de la Comisaría Cuarta y la Brigada Motorizada en las cercanías del ACA cipoleño.

Las tobilleras están bajo la lupa

Ahora, la fiscalía cipoleña debe investigar en detalle la fuga de Irene Méndez y determinar por qué la tobillera pudo ser forzada en la traba de la correa y no se activó la alarma en el sistema de monitoreo de la subsecretaría respectiva, dependiente del Ministerio de Seguridad rionegrino.

Un dato no menor es que la tobillera no funcionaba bien y otro es que falló por la mala conectividad. Esto pone en jaque al sistema judicial, que busca con este recurso no abarrotar las cárceles con las prisiones preventivas, pero bajo ningún motivo se puede mandar a una persona a su casa con una tobillera que no brinda garantías en su monitoreo diario para evitar posibles fugas.

irene méndez caso honores

LEÉ MÁS

La trama oculta del escape: Irene Méndez se sacó la tobillera y huía a Buenos Aires

Aseguran que la asesina de Honores sufrió un shock emocional por estrés

Honores: ratifican la liberación de la única acusada

Hija de Honores: "Estoy convencida de que ella lo mató, las pruebas lo dicen"

Pidieron condena para la acusada de matar a Honores

Irene Méndez fue declarada culpable de matar a traición a Eduardo Honores

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario