El clima en Cipolletti

icon
32° Temp
8% Hum
LMCipolletti denuncia

Lleva más de tres meses sin agua, pero le cobran igual

Marta está indignada y pide una solución. Es la única afectada en todo el barrio Don Bosco.

Buena parte de la primavera y todo lo que va del verano es lo que lleva sin agua corriente Marta, una vecina cipoleña. Es la única en todo el barrio Don Bosco que carece del servicio y hasta ahora sólo logró que desde Aguas Rionegrinas le garanticen un mínimo de agua para llenar un par de botellas al día. Ya transcurrió el tercer mes en esta situación y a esta altura se volvió insostenible.

Los problemas con el suministro comenzaron después del temporal que azotó la región en octubre. En ese momento, la empresa proveedora decidió cortar momentáneamente el servicio con el objetivo de purificar las redes de restos de barro, propio de la lluvia. Poco a poco fueron restituyendo el servicio en el sector y los vecinos volvieron a contar con agua en sus domicilios. Todos menos Marta Troncoso.

Te puede interesar...

La vecina esperaba ser la siguiente en contar con agua corriente, pero nunca llegó su turno. Preocupada, se acercó varias veces a las oficinas de la empresa, pero lo único que consiguió fue un número de reclamo y varias horas de espera en la línea telefónica dispuesta para vehiculizar los reclamos. “Nunca me dieron una respuesta satisfactoria”, lamentó la mujer.

La empresa envió operarios para revisar el estado de la conexión. Según la evaluación todo marchaba bien, aunque un nuevo reclamo de la vecina reveló que se habían equivocado de casa. Era 400 números más arriba.

Los operarios no daban con el domicilio, pero el cartero sí, ya que las boletas de ARSA siguieron llegando con el consumo fijo habitual. En ellas no se registró ningún indicio que indicara problema alguno, por eso Troncoso acordó con la empresa un plan de pagos hasta tanto se recomponga el suministro.

Un hilo: es lo que hoy sale de la canilla de Marta, gracias a la buena voluntad de un operario.

Para salir del paso

Hace 15 días la empresa realizó un nuevo intento por dar con el problema. No hubo un diagnóstico claro de la situación, pero al menos se logró habilitar un hilo de agua desde la conexión domiciliaria y se debió a la buena voluntad del operario. Según la medición de Troncoso, el actual flujo tarda 20 minutos en llenar una botella de un litro.

Mientras se extienden los plazos y se acumulan las promesas, Marta acude a la casa de sus familiares para bañarse y acarrear agua para el uso doméstico. Lo hace con baldes y botellas, en pleno verano y con temperaturas que superan ampliamente los 30 grados centígrados.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario