Al contrario, la comuna se reservará un papel regulador e intervendrá para asegurarse de que los valores de los predios no se vayan por las nubes y termine ocurriendo como en la mayor parte de la ciudad, donde las transacciones se realizan por cifras cuantiosas y muchas veces en dólares.

Te puede interesar...

Ayer, el secretario de Gobierno, Bruno Bordignon, manifestó que el Municipio tiene la intención de conversar con la Cámara Inmobiliaria para transmitirle los planes de la actual administración y para que no surjan inconvenientes. De hecho, el Ejecutivo ya ha tenido contactos con algunos empresarios inmobiliarios y con algunos propietarios de tierras que se han acercado a conocer los detalles del proyecto urbanizador.

Por otra parte, la gestión de Aníbal Tortoriello está en conversaciones con referentes de cooperativas, consorcios y otras instituciones que adquirirán tierras para destinar a viviendas. Bordignon fue categórico en cuanto al perfil protagónico que tendrá la administración municipal en el manejo y destino de las 560 hectáreas.

En otro orden, informó que es inminente la recepción de la valoración fiscal de las tierras de las cinco tomas expropiadas.

“Buscaremos las formas para que el Estado municipal pueda asumir un papel regulador del valor del suelo. Vamos a intervenir para que no haya especulación inmobiliaria”. Bruno Bordignon. Secretario de Gobierno de la Municipalidad

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario