La familia de Enrique Sales donó sus órganos

El funcionario municipal murió después de sufrir un ACV.

El fallecido director general de Seguridad Vial, Enrique Sales, fue uno de los donantes en la primera doble ablación que se pudo concretar en una jornada en Río Negro. El cipoleño, tras su deceso la noche del lunes, fue intervenido en el hospital local para ayudar a otras vidas, conservándose sus córneas. La otra operación casi simultánea tuvo lugar en San Carlos de Bariloche y la donante fue una joven de 15 años.

En lo que va del año, en el territorio rionegrino se han concretado siete operativos de ablación, que han permitido ayudar a pacientes que lo necesitan para su salud con urgencia.

Sales, de 62 años, murió a raíz de un paro cardíaco tras sufrir un accidente cerebro-vascular (ACV). Era casado y tenía dos hijas. Su esposa fue quien dio la autorización para la donación de órganos.

El deceso del funcionario causó conmoción en la Municipalidad, a la que ingresó en diciembre de 2015 como titular de la Secretaría de Fiscalización y Organización Interna. Con el paso del tiempo, y al subdividirse esa cartera, fue primero director de Seguridad Vial y luego director general de Seguridad Vial y Estacionamiento Medido.

Al inicio de su labor en la comuna protagonizó algunas polémicas que dieron mucho que hablar, como la orden impartida a un inspector de Tránsito para que se cortara la barba, o su pedido para que los inspectores hicieran sus tareas de control caminando por la calle y no por la vereda. En ambas situaciones se dio marcha atrás. Hasta hubo una renuncia, que no fue aceptada por el intendente Aníbal Tortoriello.

El jefe comunal destacó ayer “la gran labor” que supo desarrollar su colaborador, en cuyo velatorio y sepelio participó junto con familiares y amigos del difunto y personal del área que tuvo a cargo. Además, asistieron funcionarios y trabajadores de otras dependencias. “Fue una gran persona, un poco gruñón, de siempre, pero dedicado como pocos a su trabajo y a la defensa de los empleados a su cargo. Algunos que no lo querían al principio pasaron a respetarlo y a tenerle mucho aprecio y vinieron a despedirlo. Era muy exigente y cumplió muy bien con el Municipio”, enfatizó.

La otra ablación, en Bariloche, se hizo a una joven que también sufrió un ACV, y donó el corazón, el hígado y los riñones.

En Río Negro, por primera vez que se da una ablación doble. Una de ellas fue en Cipolletti y tuvo por donante al funcionario Enrique Sales. La otra se dio en Bariloche.

El sucesor deberá ser muy ducho

El intendente Aníbal Tortoriello quedó muy emocionado por la muerte de Enrique Sales, a quien consideraba un amigo y cuyas virtudes humanas destacó en el difícil trance. “Enrique llevó adelante una excelente tarea y dejó una vara alta en calidad de gestión para el futuro”, enfatizó ayer y mencionó la constante preocupación por la vida y la lucha contra los accidentes viales que caracterizaron al funcionario. Aún con la tristeza a cuestas, el jefe comunal ya empezó a pensar en quién podrá suceder en la dirección general de Seguridad Vial y Estacionamiento Medido. A propósito, expresó que el futuro funcionario deberá tener una amplia capacidad de trabajo y conocimientos profundos para la labor a concretar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario