El clima en Cipolletti

icon
30° Temp
10% Hum
LMCipolletti identikit

Femicidio de Agustina: ya nadie llama por el joven del identikit

La fiscalía reiteró dónde puede comunicarse la gente para aportar información, por más irrelevante que le parezca. Actualmente no hay llamados.

En poco más de dos semanas se cumplen tres meses del femicidio de la joven Agustina Fernández, y no hay respuesta. Pero hay una comisión especial comprometida que trabaja para saber quién o quiénes la mataron, hasta ahora sin resultados concluyentes que pongan fin a la impunidad.

Se sigue la pista del identikit, como se siguen otros indicios. Pero desde el Ministerio Público Fiscal advirtieron que "últimamente" no recibieron llamados. "Fue los primeros días, pero ya no", indicaron.

Te puede interesar...

La gente ya no llama aunque existe una recompensa de un millón de pesos como estímulo al que aporte datos certeros. Por eso, se recordó dónde se puede aportar información "por más irrelevante que parezca". Las vías de comunicación son las siguientes: (0299) 5678300, interno 820; (0299) 154167314, teléfono de turno; Yrigoyen 303, si las personas se presentan; o por mail al uft1cipo@jusrionegro.gov.ar.

Es un misterio que con características tan particulares, nadie denuncie haber visto al joven del identikit.

Al principio mucha gente lo hizo, a tal punto que un músico cipoleño señalado por su parecido, tuvo que pedir en Facebook que dejen de escracharlo. Ya no. "Se sigue trabajando, pero no hay datos certeros de quien sería la persona", indicaron fuentes judiciales.

agustina fernández.jpg

Recordemos que se trata de un joven de entre 20 y 30 años, de tez blanca y cabello oscuro, que tiene el número 10 tatuado en una de sus cejas y otros similares a cruces. En sus manos tiene una serie de dibujos, entre los que se destacan las letras que conforman la palabra “rock” en sus dedos.

El identikit fue elaborado y difundido por la fiscalía cipoleña, en base a lo que aportó al menos un testigo.

Pero en las redes sociales hay un mar de especulaciones que debilitan su credibilidad, y siguen apuntando al amigo de Agustina, Pablo Parra. La familia de la víctima no lo descarta como sospechoso. Sin embargo, su ADN no es el que encontraron en las manos de la joven estudiante, y hay grabaciones y otras evidencias objetivas que ayudaron a corroborar sus dichos y sus movimientos lejos de la escena del crimen, tal como informó la fiscalía.

Son más de 500 horas de filmaciones de cámaras públicas y privadas cercanas al lugar del hecho que, por ahora, no lo incriminan. Sin embargo, a casi tres meses del femicidio, desde la fiscalía aseveraron que se lo sigue investigando. "Ninguna línea está descartada. Puede ser que algunas se debiliten y otras se fortalezcan -como la del robo-, pero no se puede descartar ninguna posibilidad", aclaró el Ministerio Público Fiscal.

Entre otras líneas de trabajo, se sabe que la Policía investigó a las personas que trabajaron en la obra aledaña al departamento de Parra, donde estaba la escalera que supuestamente utilizaron para ingresar a robar y matar a Agustina. Pero nada por ahora parece arrojar resultados en orden a saber la verdad.

De acuerdo a la teoría del robo, del departamento se llevaron dos celulares -entre ellos el de Agustina-, un bolso con ropa de Parra, una cruz de plata y dólares. Al respecto, la fiscalía dijo que no se encontró nada.

La escalera estaba, pero de ahí no pudieron obtener rastros. Tampoco encontraron el arma utilizada para golpear salvajemente a la joven en su cabeza. Con seguridad, algo contundente. No se sabe qué porque esa información se mantiene bajo reserva.

departamento pablo parra.jpeg

Lo que dice la hipótesis de robo

De acuerdo a la investigación, a Agustina la mataron a golpes en su cabezas mientras se encontraba en el departamento de un amigo - Pablo Parra- ubicado sobre la calle Confluencia al 1.300, el sábado 2 de julio, entre las 19.20 y 20.15 aproximadamente.

Supuestamente su amigo había salido a comprar porque el plan era comer juntos. Al regresar, la habría encontrado desvanecida en el piso, en medio de un charco de sangre.

El departamento está en planta baja y es el único con patio trasero. El o los autores dejaron una escalera para ingresar y adentro se encontraron con Agustina. Del lugar habrían sustraído dólares, un bolso deportivo con ropa y dos celulares.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario