El clima en Cipolletti

icon
19° Temp
30% Hum
LMCipolletti diseño

Fabricó un sillón con un tutorial y ahora dirige un taller de muebles de diseño

Jorgelina Mantecón se destaca por su creatividad y un entusiasmo sin miedos, que le permitió crecer en el mundo del interiorismo neuquino.

Jorgelina Mantecón nunca buscó ser diseñadora de muebles. Después de terminar la secundaria, comenzó la carrera de abogacía, hasta que el diseño la buscó a ella, y la encontró para formar Alegra, un taller de interiorismo que no para de crecer en Neuquén.

El primer objeto que fabricó fue un sillón tapizado con un asiento verde agua y un respaldo estampado con colibríes. “Yo viajaba mucho a Buenos Aires y compraba telas, y compré esa tela sin saber muy bien para qué”, recuerda la emprendedora. Un día, le encontró un destino: encargó una estructura de un sillón que armó y tapizó ella misma siguiendo un tutorial en YouTube, que pausaba para poder mirar y trabajar.

Te puede interesar...

Su primer mueble, ese sillón, era para ella. Pero pronto le llegó una oferta de alguien que se lo quería quedar, y acordaron la primera de las muchas ventas que seguirían después. “Hace poco lo vi en la vidriera de un local en el centro”, reconoce Jorgelina. En ese negocio y en muchas casas de Neuquén ya se muestra el sello de Alegra, dominado por un gusto original por las telas, la prolijidad en los detalles y un marcado estilo de decoración antigua.

Jorgelina-recicla-muebles-05.jpg

Con el tiempo, el taller fue creciendo y pidiendo más. Así como el diseño de muebles la llamó a Jorgelina y no al revés, el propio taller le pidió más manos para trabajar. Ahora, Alegra está integrado por un equipo de seis personas, entre artesanos y diseñadores, que le dan vida a los muebles y una serie de objetos de decoración que engalanan las casas de los neuquinos.

“El taller nos habla, y nos pedía un espacio más grande para trabajar más cómodos”, dice la diseñadora y agrega que, al nuevo espacio físico de calle Alderete, sumaron también un local como punto de venta de todos los productos.

El 80% de las clientas de Alegra son mujeres, que reconocen el gusto estético de Jorgelina y regresan siempre a comprar. Entre los productos más pedidos se encuentran los respaldos de camas, que la emprendedora elabora con telas de mucha personalidad. “Antes hacía viajes al exterior e iba mucho a Buenos Aires para traer telas”, dice y aclara que la pandemia y la suspensión de los vuelos la obligó a reinventarse. Ahora, se dedica a la sublimación para elaborar géneros propios de tapicería.

Jorgelina dice que le gusta animarse. “Nunca tuve miedo a nada”, se ríe. Por eso, encara con alegría los proyectos que le piden sus clientas. Además de los respaldos, las sillas y los sillones que dieron origen a la marca, pronto surgieron cosas nuevas: una línea de textiles para el hogar, con almohadones y caminos para vestir las mesas, a lo que se sumaron diseños exclusivos de muebles de hierro y madera, figuras de chapa y, entre lo más nuevo, una línea de cerámica que ellos diseñan y mandan a fabricar.

Jorgelina-recicla-muebles-01-.jpg

La emprendedora admite que su proyecto creció a pasos agigantados gracias a la pandemia de coronavirus. Con el encierro, muchos optaron por vestir mejor su casa, el espacio en donde estaban recluidos. “Muchas clientas me decían que, como no se podían ir de viaje, se daban un gusto con el sillón que siempre habían querido o retapizando una silla que ya tenían”, relata.

Así, Jorgelina y su equipo participan en el diseño de casas enteras, en una negociación interna en la que la emprendedora trata de no renunciar a su estilo. “Me apasiona el estilo Luis XV o Provenzal y la tapicería tradicional, con tachas”, expresa y aclara que sólo accede a renovar muebles de estilos más modernos cuando forman parte de una fusión en una casa determinada.

“Lo que tienen estos muebles es que aportan mucho a la decoración, pero no son tan cómodos”, reconoce. “Entonces encontramos casas que tienen los sillones más nuevos en L, como para tirarse a mirar una peli, fusionados con estos sillones antiguos que son más decorativos”, explica. En esa fusión, los géneros originales de Jorgelina se imponen para llenar la casa de personalidad.

Mientras todos los neuquinos pasaban cada vez más tiempo dentro de casa, la vida de Jorgelina transcurría al revés. Para engalanar las casas ajenas, pasaba cada vez más tiempo en su taller. Allí, interpretaba los gustos de sus clientas en nuevas opciones para llevar el sello de Alegra a nuevas creaciones.

Jorgelina-recicla-muebles-08.jpg

Si bien la pandemia significó un punto de inflexión para su taller, las restricciones sanitarias también implicaron renuncias. Jorgelina había desarrollado un espacio de seminarios, en donde sus alumnas fabricaban con sus propias manos un respaldo para la cama, pero tuvo que suspender la propuesta desde que se propagó el virus.

“En el taller recibo mucho cariño, pero en ese espacio me hice grandes amigas”, señala. Entre mates y facturas, cada sábado las alumnas llenaban el taller de arte creando respaldos nuevos, que iban destinados a sus propias casas. Y con esa experiencia, replicaban el proceso que vivió Jorgelina con su primer sillón, ese que fabricó gracias a los tutoriales en Internet.

Para mitad de 2021, Jorgelina tiene previsto retomar este espacio de encuentro. Y también sus domingos solidarios, otra iniciativa que surgió antes de la pandemia y que se basaba en la búsqueda y restauración de muebles de descarte. “Buscábamos muebles que tiran en la calle, los renovábamos y los donábamos a gente que los necesitara”, aclara.

Jorgelina-recicla-muebles-06.jpg

“Es otra de las actividades que suspendimos con la pandemia, pero que queremos retomar lo antes posible”, dijo la emprendedora, mientras se prepara para la salida al mercado de su nueva línea de cerámica, prevista para la semana que viene.

Jorgelina no hace planes muy detallados. Deja que su propio taller le hable y crezca solo, en base a la demanda de los clientes que reconocen en ella la responsabilidad y el profesionalismo que a veces falta en otros emprendimientos. Así, avanza a paso firme en el mundo del diseño y se anima a los desafíos sin perder el sello propio, ese que creó casi sin querer, cuando un sillón de estilo antiguo y tapizado verde agua pareció llamarla.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

6.25% Me interesa
87.5% Me gusta
6.25% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario