Están hartos: vecinos del DVN proponen comprar armas para frenar a los ladrones

Temen que las promesas de una subcomisaría pasen al olvido.

La inseguridad en el Distrito Vecinal Noreste es tan grande que ya hay vecinos que, en reuniones barriales, advierten que están dispuestos a comprarse armas de fuego y luchar por su cuenta contra la delincuencia. Mientras, el proyecto de crear en el lugar una subcomisaría parece destinado a dormir el sueño de los justos y la alarma cunde en la comunidad.

Ante el caótico panorama, los vecinos tendrán un encuentro el martes que viene, en el curso del cual lanzarán una convocatoria para funcionarios municipales y policiales y también para legisladores provinciales con el fin de analizar la situación y procurar soluciones concretas en el menor tiempo posible.

Serán invitados el intendente Aníbal Tortoriello, el director de Seguridad de la comuna, Aldo Mildenberg, la titular de la Regional Quinta de la Policía, Adriana Fabi, los jefes de la Comisaría 24 y de la Subcomisaría 79, y diputados rionegrinos que viven en la ciudad.

Ayer, el referente vecinal Víctor Alarcón alertó que desde hace unas semanas se viene observando “ola de asaltos y robos” que tiene sumida en la intranquilidad a la población. A modo de ilustración, reveló que días atrás, un grupo de forajidos quiso derribar la puerta de ingreso de una vivienda donde estaba una mujer sola con sus hijos. A los malhechores les costaba cumplir con su cometido porque la entrada estaba enrejada. Y en eso estaban cuando los vecinos se percataron de los gritos de las víctimas y espantaron a los ladrones.

“Así no se puede seguir. Hay personas que dicen que van a comprar armas para defenderse. Pero esto es peligroso y la situación se puede complicar”, enfatizó el dirigente.

El proyecto de una subcomisaría surgió hace más de tres meses en el curso de una reunión de la que participó Tortoriello y la jefa Fabi, entre otros funcionarios. Sin embargo, pasado el tiempo no hay novedad alguna y por los recortes y ajustes en marcha en el Estado todo puede quedar en agua de borrajas.

“Estamos viviendo una ola delictiva tremenda. Roban a cualquier hora del día. En el destacamento policial hay apenas tres efectivos y casi no se hacen patrullajes”. Víctor Alarcón. Referente de los pobladores del Distrito Vecinal Noreste.

Un compromiso más efectivo

Sin continuidad

Las veces que recrudece el accionar criminal en el Distrito la Policía suelen intensificar su presencia durante unos 10 días y luego los patrullajes desaparecen. Para los vecinos, vuelve una y otra vez la zozobra.

Cuestiones del ajuste

La subcomisaría puede quedar en la nada. A los vecinos les han dicho que las obras públicas se verán paralizadas y así la construcción de un jardín y una escuela no tienen para cuándo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario