En el encierro, recrudece la violencia familiar

El programa municipal Ruca Quimey recibe tres denuncias diarias, lo que indica que los casos se triplicaron por el aislamiento.

En situación de aislamiento social, recrudeció la violencia que atraviesa a muchas familias cipoleñas. Las consultas se triplicaron, la casa refugio para las víctimas no tiene más lugar y desde el Municipio gestionan la posibilidad de abrir otro espacio provisorio que cuide de las mujeres en peligro inminente.

La secretaria de Desarrollo Humano y Promoción Comunitaria del municipio de Cipolletti, Viviana Pereira, comentó que las consultas al Ruca Quimey han aumentado tanto que están con tres pedidos diarios para intervenir en situaciones de violencia familiar.

Te puede interesar...

"Tres que llaman para denunciar violencia es mucho. Fuera de este contexto, tenemos una consulta diaria, a lo sumo dos, en promedio", indicó la funcionaria municipal.

El circuito de la denuncia es el siguiente: alguien se acerca a la Comisaría de la Familia, hace la denuncia y desde la unidad policial se ponen en contacto con las trabajadoras municipales que asisten a las víctimas. También interviene la Justicia.

En otro frente de batalla, el Ruca Quimey está cerrado, pero su personal mantiene contacto telefónico con dos grupos –uno de mujeres, otro de hombres- para brindarles asesoramiento y buscar alternativas de solución.

También está la casa refugio (con capacidad para nueve personas), que nunca dejó de permanecer abierta, uno de los servicios que continuó adelante con su tarea, incluso con mucho más trabajo en tiempos de pandemia.

"A la fecha, no hay más lugar. Tenemos tres mujeres con cinco hijos y acompañamos a una cuarta mujer, a quien por su complejidad hemos alojado en otro lugar. Dentro de los recursos que tenemos, estamos viendo otra casa refugio provisoria", advirtió Pereira.

Por fortuna, destacó el compromiso de los trabajadores municipales que responden a la demanda desarrollando tareas esenciales.

Durante esta semana, desde Provincia se destacó el papel fundamental de las casas refugio.

Sin necesidad de cautelares

Hasta el momento, durante la cuarentena no se registraron hechos de gravedad de violencia de género que derivaran en el pedido de detención de golpeadores u otras medidas cautelares.

Una labor que exige respuestas

Más allá de que se trata de casos muy delicados, la secretaria de Desarrollo Humano del municipio local, Viviana Pereira, enfatizó: “Tenemos mucha colaboración, la red interinstitucional funciona muy bien y estamos aprendiendo a resolver en el momento situaciones que requieren de una resolución inmediata; mientras otras situaciones de abordaje nos permiten buscar otro tipo de estrategias. Todo el tiempo estamos pensando en lo que vemos, y proyectamos”.

Además del área municipal, cuando se trata de casos de violencia familiar o de género, se les da intervención a las autoridades policiales y judiciales. Asimismo, si es necesario, se suman a la asistencia de las personas los integrantes de la Oficina de Atención a la Víctima.

LEÉ MÁS

Femicidio de Agustina: la fiscalía mantiene la investigación

Manzanas Blancas: condenado pidió irse a casa por el COVID-19

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario