El precio del kilo de pan puede llegar a 80 pesos

A los panaderos la bolsa de harina se les fue a 800 pesos. También subieron otros insumos.

Se volvió a disparar el precio de la harina y los panaderos de Cipolletti ya no saben qué más hacer para no trasladar a sus productos el nuevo impacto que han recibido. De hecho, ya han empezado a calcular cuánto podrá costar el pan en poco tiempo más. Y los valores son desalentadores, porque pegarán duro en el bolsillo de la gente.

Ayer, un conocido panificador de la ciudad no ocultó lo inquietante del momento que está atravesando el rubro. Es que la bolsa de harina de 50 kilos ya pasó a costar 800 pesos, cuando a fines de abril se cotizaba entre 450 y 540 pesos y hasta hace días atrás se había elevado a unos 700 pesos.

El impacto de la escalada del dólar y los reacomodamientos inflacionarios en la economía sacudieron con fuerza la actividad harinera, que tiene en la producción de pan y otros panificados uno de sus principales derivados, aunque también se deben sumar la elaboración de pastas secas y frescas y muchos otros alimentos más.

Con su principal insumo por las nubes, los panaderos cipoleños no descartan que en lo inmediato se pueda subir el kilo de pan a 80 u 85 pesos el kilo, incluso más. En la actualidad, los montos que se piden por el producto rondan los 60 pesos por kilo.

Los valores que se están barajando para aplicar ahora no son para nada alejados de la realidad, puesto que en otros puntos de país, incluso en provincias donde se cultiva trigo como Buenos Aires y otras más alejadas como Misiones, ya se está hablando del kilo de pan entre 80 y 100 pesos.

Para un pueblo como el patagónico y el conjunto del país acostumbrado al consumo del pan en forma cotidiana, resultará un mazazo la posibilidad cada vez más cierta de un alimento tan básico a precios más altos. Y el pan no será el único, ya que otros productos como las facturas también están por experimentar un alza.

Los panaderos locales confirmaron que los altos montos que deben pagar por las tarifas y por el alquiler de los locales donde se trabaja son cada vez más acuciantes, en un cuadro de situación en que las ventas vienen decayendo.

El precio del pan no para de subir, mientras que el consumo registra un comportamiento diametralmente opuesto.
El precio del pan no para de subir, mientras que el consumo registra un comportamiento diametralmente opuesto.
El precio del pan no para de subir, mientras que el consumo registra un comportamiento diametralmente opuesto.

Margarina y facturas inflacionarias

Todo más caro

La margarina, uno de los principales insumos de las panaderías, también ha subido de precio. Actualmente, la caja de 20 kilos se paga $1350, cuando hasta hace no mucho se cotizaba en unos $800. El horizonte abre así muchos interrogantes.

Una docena más áspera

Según el lugar de venta, el precio de la docena de facturas ronda los $120. Por el encarecimiento de insumos y tarifas, el monto a futuro puede superar los $150. Hay lugares donde la docena incluye dos facturas de yapa y se cobra a $140. Seguramente, igual subirá.

LEÉ MÁS

El precio de la harina se va por las nubes y subirá otra vez el pan

Vuelve a subir el pan y llega a los $50 en la ciudad

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario