El Padre Leo: el cura que canta, y hace frente a los temas que incomoda a la Iglesia

Es el nuevo cura párroco de San Antonio. Su estilo desestructurado sorprende a los fieles. En los últimos días se hizo viral cantando en una fiesta de la parroquia. LMN estuvo con él y conocimos su historia.

POR LUIS URIBE - Especial

La sonrisa le ocupa el rostro, y por más que la relaje para dar una instrucción a los vecinos que conectan el nuevo equipo de sonido o a los organizadores del pesebre navideño, le vuelve el gesto alegre como una reacción involuntaria.

Te puede interesar...

“Adelante gaucho, pase”, invita a la feligresía en una pausa en su trajín. Es el 'padre Leo'.

Leonardo Tovar, (46), el cura que llegó en marzo a San Antonio Oeste para hacerse cargo de la parroquia San Antonio de Padua, y que produjo un cambio notable en el ambiente por su forma desacartonada, cuentan en la comunidad católica local.

El último botón de la camisa sacerdotal desabrochado, y el alzacuello blanco desprendido, le dan aspecto de agotado, pero no abandona el semblante de júbilo.

“Debe ser que mis ancestros son andaluces. Mi abuelo era de Almería. Somos muy alegres, nos gusta cantar y bailar, pero cuando nos enojamos somos muy firmes”, aclara.

De esas dos facetas hay testimonios de sobra.

Hace pocos días inauguraron una serie de obras edilicias en la parroquia ubicada en pleno centro de la ciudad, frente a la plaza Centenario, y tras la misa prevista para la ocasión, compartieron pollos a la parrilla de cena, y luego se armó un bailongo con karaoke en el que padre Leo descolló con unos temas que hicieron menear hasta al más pata dura.

Naturalmente, hubo videos de aquel momento, y que se viralizaron inmediatamente.

El Padre Leo, el cura cantor de San Antonio Oeste

En las imágenes se puede observar y escuchar al religioso interpretar el recordado éxito La chica de la boutique y El más popular de Los Palmeras, grupo del que es fanático, pues también es oriundo de Santa Fe, y como si fuera poco, también hincha de Colón.

El sacerdote sostiene que es su forma de ser, y que le sale espontáneamente.

“Soy así desde siempre. Soy un tipo normal. Soy feliz, me gusta divertirme y que mi familia, que es la iglesia misma, también se divierta”, subraya en diálogo con LMN. De todos modos, admite que su personalidad ayuda a acercar gente que rechaza la solemnidad habitual en la religión, es bienvenida.

“Pecadores somos todos. Algunos más que otros. Nuestra misión es llevar a Dios a la comunidad”, sostiene a modo de invitación.

Leonardo Tovar - Cura SAO 4.JPG

El lado combativo

Tovar tiene un costado más vehemente, que lo llevó incluso a enfrentarse con autoridades de la institución católica de su provincia por un famoso caso de abuso sexual en el que resultaron víctimas siete seminaristas, y que terminó con la condena del cura Justo José Ilarraz a 25 años de prisión.

Los medios santafesinos le dieron amplia cobertura al proceso investigativo y judicial, que tuvo como protagonista a Tovar, cuyo testimonio –en el que resaltó su defensa a las víctimas- fue clave en el juicio condenatorio.

Pero no fue esta la única batalla librada por Leo. Tuvo otra en el lapso que estuvo destinado en una parroquia de Villaguay, Entre Ríos. Los diarios cuentan que a mediados de 2009 “se embarcó en una dura pelea con lo que denominó la “corporación médica”, sector al que llegó a acusar de actuar con prácticas “mafiosas”.

Leonardo Tovar, párroco de San Antonio Oeste

Las chicas, la JP, la moto y Jesús

Hijo de peronistas (“peronista de Perón”, aclara por las dudas), Tovar vivió su juventud como cualquier otro chico de su edad.

Recuerda a sus novias, su moto, las reuniones políticas clandestina a las que concurría con su padre en plena dictadura militar, la militancia libre posterior, la Unidad Básica, las campañas y el puesto laboral en el Concejo Deliberante de Santa Fe.

Nada hacía presagiar que se abrazaría con fervor a la religión católica. No había practicantes ni devotos en su familia.

Hasta que un día un amigo lo invitó a un retiro espiritual en un monasterio de la zona, y allí todo cambió.

“Me encontré con Jesús. Encontré la libertad y me di cuenta de muchas cosas”. Por ejemplo, que “al hombre no lo cambia una idea política si no conoce a Jesús”.

LEÉ MÁS

Pagó dos años el viaje de egresados de su hijo y no lo dejaron entrar a Brasil

La historia de vida del argentino que diseña los autos más costosos del mundo

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario