El Municipio rechazó las críticas hacia los feriantes

Defendió las políticas oficiales de registro, capacitación y formalización.

El Ejecutivo municipal respaldó a los emprendedores, artesanos y feriantes que trabajan en Cipolletti y que están registrados hace ya tiempo para desarrollar sus actividades, con lo que tomó distancia de los planteos efectuados por la Cámara de Industria y Comercio, que pretende un mayor rigor para que no existan riesgos de competencia desleal en Cipolletti.

En la comuna incluso esperan que las autoridades de la CIC comuniquen de modo formal los requerimientos que han formulado hasta ahora solamente a través de los medios de comunicación y las redes sociales y no a través de notificaciones ni otros procedimientos escritos establecidos.

La directora general de Economía Social, Marcela Linhardo, dejó en offside a la conducción de la cámara empresaria al precisar que “el Municipio no ha recibido nada” de parte de la entidad, salvo un contacto telefónico que efectuó el dirigente José Luis Bunter para dejar sin efecto una reunión que se iba a concretar el martes pasado y que fue levantada a último momento. Tras ese episodio, el Ejecutivo sigue a la espera de conversaciones para disipar todas las dudas que puedan existir.

Por lo pronto, Linhardo, quien también ejerce como concejal, manifestó que el Municipio “no ha cambiado” su política y su orientación en relación a los feriantes, con los que “se ha trabajado mucho y muy bien”.

Enfatizó que en la comunicación con Bunter ya le adelantó que “el reclamo no estaba bien focalizado” y que en la cámara “tenían que ser más claros en lo que planteaban”. Todo en el contexto de que las demandas contra los feriantes habían trascendido por canales que no son los oficiales.

La funcionaria fue categórica en cuanto que todos los emprendedores y artesanos que participan de ferias habilitadas “están registrados” y que está en plena vigencia la prohibición de la reventa de cualquier producto. Se preguntó, además, “por qué competencia puede representar para un comercio lo que hace una persona para vender un día a la semana”.

Sobre la posibilidad de una reunión con la CIC la próxima semana, manifestó su total predisposición al diálogo, pero anticipó que la comuna mantendrá su política de “capacitación y formalización” de los feriantes, a los que también ayuda para llevar adelante la comercialización de su labor.

Linhardo destacó que en el trabajo con las ferias colaboran varias áreas del Municipio y hasta ahora con “muy buenos resultados”.

Más de 500 son los feriantes que trabajan habitualmente.

Se trata de unos 180 emprendedores, alrededor de 30 puesteros de las ferias francas y unos 300 de la feria del barrio Don Bosco. Hay que sumar un pequeño grupo de productores.

En busca de un óptimo desempeño

Repaso exhaustivo

A pesar de contar ya con un relevamiento efectuado por los propios feriantes, el Municipio concretará a partir del domingo una encuesta de todos los participantes de la feria del barrio Don Bosco, para profundizar en su organización.

Más posibilidades

A la feria del Don Bosco, la más grande de Cipolletti, se le habilitaron más días y más horas para funcionar. Trabaja los lunes, miércoles, viernes, sábados y domingos y con algo más de tiempo para sus actividades.

LEÉ MÁS

Sigue la polémica por la actividad de las ferias

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario