"El Municipio queda andando con el piloto automático"

Aníbal Tortoriello se despide de su gestión. Destacó las obras realizadas y haber saneado las cuentas públicas. Asegura que en 2023 quiere volver a postularse.

El intendente Aníbal Tortoriello dejará su cargo a fin de año y si bien se quedó con la espina de no haber podido conseguir la reelección, dijo que está muy contento con los resultados de su gestión. En ese sentido, aseguró que recibió un Municipio devastado, paralizado y en bancarrota, mientras que ahora le dejará al próximo intendente, Claudio Di Tella, “un Municipio funcionando en piloto automático”.

Pegar el salto de la actividad privada al barro de la política no fue una decisión fácil de tomar, pero Tortoriello no se arrepiente. Y no solo eso, sino que le gustó tanto la gestión pública que piensa volver a postularse. “Si me preguntás hoy, en el 2023 quiero presentarme de nuevo para ser intendente de la ciudad. Mientras tanto, quiero seguir trabajando dentro del PRO, que como pilar principal tiene la honestidad y la honorabilidad dentro de la función pública”, indicó. Respecto de la posibilidad de ser candidato a algún cargo legislativo dentro de dos años, sostuvo que no es algo que lo entusiasme por el momento, pero no lo descarta.

Te puede interesar...

“Fue muy gratificante haber brindado cuatro años de servicio a mi ciudad, la que recibió a mis padres cuando vinieron de Italia y en la que me crié”, dijo el intendente. Mientras que afirmó que el trabajo que desempeñó como intendente lo ayudó “a crecer como persona, a poder tener una mirada social muy amplia”.

Sobre la gestión, aseguró que él encabezó “una transformación integral, con un manejo público con un alto grado de eficiencia, bajando el gasto público y generando un superávit que ha permitido hacer cosas que muchos consideran históricas”. Para eso, según su visión, fue fundamental contar con funcionarios comprometidos y, sobre todo, transparentes y honorables. “Como argentinos sabemos que tenemos un gran problema que es la corrupción en lo público. Quedó demostrado en Cipolletti que cuando no hay corrupción y, por el contrario, hay personas que están para servir a la comunidad, idóneos cada uno en su función, con profesionalismo, eficiencia y honestidad en el manejo de los recursos, se pueden alcanzar muchas cosas. Eso me da mucho orgullo”, afirmó.

Uno de los ejes principales de su gobierno fue la obra pública. Y dentro de ella, el ambicioso plan de asfalto, que aún sigue en marcha. “La ciudad tenía un 35% de sus calles pavimentadas. La vamos a dejar con el 60%. Y el objetivo para los próximos cuatro años, si seguíamos en el gobierno, iba a ser alcanzar el 100% de las calles urbanas pavimentadas”, remarcó.

En ese sentido, el intendente aseguró que durante su gestión “se saldaron deudas históricas del Municipio con los vecinos”. Mientras que agregó: “La idea de continuar cuatro años más era poner al día a la ciudad en esas obras básicas, para pensar después en obras superadoras, como por ejemplo el edificio nuevo municipal, que es una necesidad urgente”.

Aníbal Tortoriello

Fueron muchas las cosas que quedaron por hacer, por eso el lamento de Tortoriello por el resultado de las elecciones. “Los primeros cuatro años fueron acomodar la economía de la ciudad y equiparla (con más de 100 vehículos cero kilómetros, por ejemplo). Todo ese proceso de capitalización, equipamiento y puesta en marcha de obras y la experiencia acumulada es lo que me invitó a ser candidato. Lamentablemente ganó otro partido y esto no me permite continuar aprovechando la experiencia y con toda la inercia de que uno ya está en conocimiento. No quería desperdiciar tanto”, reconoció.

De todas maneras, el jefe comunal se mostró satisfecho por el hecho de haber “puesto en marcha el Municipio”. “Hay un caudal de obras y una dinámica que va a continuar”, sostuvo.

“Quien venga como intendente tiene todo servicio para seguir produciendo obras, con una economía acomodada, con superávit, con proyectos hechos para trabajar los próximos cuatro años, obras que se van a seguir inaugurando el año que viene. Ojalá me hubiera tocado esa situación cuando asumí y no todo destruido, sin un solo vehículo que funcionara, sin una obra en marcha”, concluyó.

Aníbal Tortoriello

La corrupción, el trago amargo de la experiencia política

Si bien el intendente Aníbal Tortoriello manifestó estar “desapegado” ahora con la gestión municipal, no pudo ocultar su malestar por lo ocurrido el día de las elecciones, que tuvieron lugar el 23 de junio. “Me enojó la corrupción, que nos robaran boletas. Iban a votar con la orden de robar. Haciendo trampa, clientelismo, distribuyendo dinero, acarreando gente con tráfics. Ese tipo de trampas es una basura que los argentinos vemos permanentemente y ojalá que algún día se termine”, sostuvo.

Sin nombrarlo, las críticas apuntaron contra Juntos Somos Río Negro. Y en ese sentido, criticó que haya “gente tramposa, que roba boletas y manda a robar y que, a su vez, se ofrezca como funcionario público”.

“Si la honorabilidad, la decencia y la honestidad no están presentes en la función pública, todo lo que se construyó en cuatro años puede destruirse en muy poco tiempo”, remarcó. Mientras que, a su vez, advirtió: “Si se viene a lo público a servirse, a robar, a hacer campaña tomando dinero público, entramos de nuevo en desgracia, que es el estado de nuestro país. Nuestro país está así gracias a la corrupción, exclusivamente”.

LEÉ MÁS

En el Obrero cosechan sus propios alimentos

BySara, el arte plasmado en mates

Un equipo de belleza a la medida del cliente

Exportan talento tecnológico al mundo

Nadia, la emprendedora cipoleña que revoluciona el mundo de la lencería

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario