El juvenil cipoleño se despega de la red de prostitución

Su entorno niega que esté involucrado. La madre viajó a Buenos Aires.

La investigación judicial contra la red que prostituía menores de edad de las inferiores del club Independiente de Avellaneda se centró en el árbitro asistente señalado por dos de las víctimas. Sin embargo, se mantienen las sospechas contra un joven cipoleño, Joaquín V., quien era jugador del club bonaerense.

El ex Cipolletti de 19 años se mantiene en silencio y desde su entorno afirman su inocencia, aunque no brindan más detalles. Su madre le confirmó ayer a LM Cipolletti que viajó a Buenos Aires para acompañarlo en medio del escándalo.

Según trascendió desde la Unidad Fiscal 4 de Avellaneda, a cargo de María Soledad Garibaldi, no se pedirá la detención del joven porque ya anticipó su defensa, afirmando que también fue una víctima de la red.

Joaquín V. fue señalado por dos menores de edad ante los responsables de las inferiores y la pensión del Rojo, quienes lo acusaron ante la Policía. Las víctimas, de entre 14 y 17 años, hasta ayer no habían declarado en cámara Gesell y la fiscal aguardará hasta escuchar esos testimonios para definir si lo incluye en la lista de acusados o en la de víctimas.

Sin embargo, fuentes con acceso al expediente aseguraron que hasta el momento Garibaldi mantiene las sospechas contra Joaquín V., apuntado como el encargado de captar a los juveniles que eran puestos en contacto con mayores de edad que les pagaban por sexo.

El cipoleño aseguró que fue una de las primeras víctimas y su familia afirma que es inocente. Para demostrarlo, el joven le habría entregado los celulares de los cuatro mayores de edad que figuran en la causa.

La Justicia secuestró teléfonos y los peritará para esclarecer si tenía los números porque lo habían contactado en el pasado -como afirmó- o si se comunicaba para coordinar las citas entre los mayores de edad y los chicos que vivían en la pensión, como se sospecha en Tribunales y en el club.

--> El árbitro juró su inocencia, pero se suman pruebas en su contra

La fiscal María Garibaldi centró la investigación en un juez de línea, Martín Bustos, y ordenó que sea detenido. El árbitro, quien además es abogado, juró al sitio Infobae que es inocente y que “lo va a demostrar”.

Sin embargo, en las primeras horas de la investigación se sumaron los indicios en su contra: fue señalado por su nombre por dos de las víctimas y el presunto facilitador de la prostitución de menores, Joaquín V., dijo ser una víctima y entregó su número de teléfono.

Bustos había negado conocer a cualquiera de los implicados o de los adolescentes corrompidos. Además, se conoció un antecedente que suma sospechas aunque no pueda utilizarse para incriminarlo: su padre fue condenado por abusar de niños cuando era chofer de un transporte escolar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario