El hospital local hizo dos cirugías inéditas

El equipo de traumatología les colocó a los pacientes neuroestimuladores en la columna.

El hospital Pedro Moguillansky realizó dos operaciones de columna que marcaron un hecho histórico para la Salud Pública debido a su complejidad. Se trató de la colocación de neuroestimuladores a dos pacientes operados con cirugías convencionales de columna fallidas, llevadas adelante por integrantes del equipo de traumatología.

Las intervenciones fueron dirigidas por los doctores Omar Penicó (jefe del Servicio) y Federico Ginnobili, profesionales de la institución, y por el reconocido neurocirujano Fabián Piedimonte, quien fue convocado a través de la ortopedia Carahué.

Te puede interesar...

Ambas prácticas consistieron en la colocación de neurotransmisores y electrodos dentro del canal medular, que a través de impulsos nerviosos procederán a modular en la columna los receptores de dolor en diferentes metámeras, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los pacientes y disminuir su dolencia.

“Se trata de las primeras intervenciones de esta magnitud y estas características que se realizan en la zona, y es realmente un orgullo que hayan estado a cargo de un equipo de profesionales de nuestro hospital público”, indicó Penicó.

Las personas habían sido operadas varias veces y padecían dolores extremos.

El profesional reveló que ambos procedimientos resultaron altamente satisfactorios y que los pacientes se encuentran en un posoperatorio convencional de analgesia básica para evitar dolores, y con una respuesta óptima y favorable.

15 días es el plazo de recuperación para los dos pacientes operados en Cipolletti.

La recuperación consistirá en ir modulando el neuroestimulador cada 15 días, “de manera lenta, suave y progresiva”, sostuvo el profesional.

“Estamos hablando de pacientes polioperados con cirugías convencionales de columna en otros centros asistenciales, que llegaron a la Salud Pública producto de la situación de crisis económica que imposibilitó que pudieran continuar sus tratamientos de manera privada”, reveló el profesional. Y afirmó emocionado: “Con nuestros recursos pudimos colaborar para que tengan una mejor calidad de vida”.

Luego de remarcar que nunca en la zona se había procedido a la colocación de este tipo de dispositivos, Penicó indicó que la idea es continuar efectuándolos, pero advirtió que la intervención debe realizarse en pacientes que presenten condiciones determinadas y específicas, y luego de un largo proceso previo.

Un método complejo que mejora la calidad de vida

Se trató de la instalación de neuroestimuladores en la columna. En el hospital explicaron que se contempla el procedimiento para pacientes con dificultades en columna y ya con cirugías que han fallado.

Es una operación riesgosa que se habilita cuando ya hubo varias intervenciones previas sin éxito. Una de las pacientes tenía cinco cirugías y se había quedado sin cobertura médica privada.

“Los pacientes daban algunos pasos y empezaban con gran dolor. La idea es practicar más intervenciones. Son costosas, no son habituales y se programan con mucho tiempo”, relató Omar Penicó.

LEÉ MÁS

Alerta en la región: ya son cuatro los posibles enfermos de psitacosis en Cipolletti

Despidieron a una mujer por estar embarazada y deberán pagarle $500 mil

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario