El clima en Cipolletti

icon
24° Temp
22% Hum
LMCipolletti vida

El atleta histórico cumplió un siglo de vida

Juvenal Pérez sopló las cien velitas. Es un reconocido atleta que compitió hasta los 93 años en distintos países del mundo representando a la Argentina. Aquí sus consejos para llegar bien a esa edad.

“Para llevar una buena vida hay que comer sano, nada de frituras ni embutidos, no fumar y mucho movimiento: bailar y correr”. Hasta ahí una sentencia que puede sonar repetida por la ciencia médica.

Pero si lo dice alguien que ha llegado al siglo de existencia, lúcido, compitiendo deportivamente y con ganas de seguir activo, entonces vale la pena detenerse ante el testimonio.

Te puede interesar...

La frase pertenece a Lorenzo Juvenal Pérez, quien sopló las 100 velitas el pasado 2 de noviembre en un festejo ensombrecido por el mal momento de salud que atraviesa un familiar.

El longevo vecino logró trascendencia gracias a sus logros deportivos alcanzados en competencias de atletismo para veteranos realizadas en distintas partes del mundo, y en muchas ocasiones representando al país cuando ya había alcanzado los 93 años.

Participó en carreras organizadas en distintas provincias del país, como también en Chile, Perú, Colombia, Uruguay, Brasil, y hasta cruzó el océano para participar en España y Francia. En varias de ellas llegó a la meta en primer lugar y hasta batió un récord sudamericano que aún ostenta.

Fue tal su notoriedad, que lo convocaron para protagonizar una famosa publicidad de agua mineral que se filmó en Bariloche con dos compañeros corredores de su misma generación.

Pero no fue solo el atletismo que lo entusiasmó, sino que también es un fanático bailarín de tango con concursos ganados, y un aficionado a la pintura paisajística, con obras presentadas en exposiciones.

Además, en sus años de juventud fue un gran corredor de bicicletas. Cuanta que allá por 1.940 trepó a su bici en General Pico, La Pampa, y pedaleó hasta Buenos Aires, en épocas en que los caminos eran de tierra y el barro los hacía difíciles de transitar. Pero cumplió el trayecto, y es otro de sus logros que atesora.

Lorenzo Juvenal Pérez 8.JPG

Su llegada a Cipolletti

Juvenal nació en 1921 en General Villegas, una ciudad de la provincia de Buenos Aires, pero pasó la mayor parte de su vida en Bariloche, donde llegó en 1946 como miembro de Gendarmería Nacional.

En la ciudad cordillerana Juvenal desarrolló su campaña deportiva a lo largo de los años que lo llevó a convertirse en una celebridad. También le dedicó tiempo a la pintura, y varias de sus obras, inspiradas en paisajes cordilleranos, las expuso en muestras y galerías.

Como muchas personas mayores, Juvenal debió extremar los cuidados durante la pandemia. La fortuna quiso que su hijo, que se llama igual, lo fuera a buscar poco antes de que estalle el virus, y lo trajera a Cipolletti.

Ambos debieron permanecer confinados en un departamento en cuyo living exhibe varias de las obras de arte de su autoría.

El aislamiento no fue un motivo para entregarse a la pereza, sino que por el contrario, siguió moviéndose con una técnica personal: se levanta a la mañana, busca una emisora de radio con música y baila solo un buen rato. Después sube a la bicicleta fija y pedalea otra media hora.

“No sirve de nada sentarse frente al televisor”, aconseja el vecino centenario, quien tiene tres hijos (uno fallecido), tres nietos y 7 bisnietos.

Cuando la enfermedad cedió pudo volver a salir y no dudó en incorporar a su rutina un par de vueltas a la plaza San Martín, donde habitualmente se lo puede ver transitar con paso decidido, como pensando en algún otro proyecto competitivo.

Lorenzo Juvenal Pérez 4.JPG

La jocosa publicidad en el cerro Catedral

Juvenal recorrió medio mundo con el atletismo y costeó con sus propios recursos los viajes, salvo una vez que recibió ayuda del gobierno por intermedio de un legislador.

Su continua presencia en las pruebas atléticas y las buenas actuaciones lo erigieron en una de las figuras internacionales más reconocidas. Pero además le permitió ganar contactos y amistades con gente del ambiente.

Así fue que hace unos diez años le ofrecieron participar en una publicidad del agua mineral Eco de los Andes que se filmó hace diez años en Bariloche.

El aviso tuvo mucha repercusión por la particularidad de la trama: mostraba a tres amigos de la misma edad que salían a correr por un cerro -el Catedral- y en un camino se encuentran con un auto descompuesto y un hombre empujándolo. Ellos en vez de ayudarlos se hicieron los ancianos incapaces de ayudar y pasaron de largo exteriorizando los achaques de los años. Después siguen corriendo como si nada.

Juvenal apareció en la producción por sugerencia del área de Deportes Veteranos de Argentina. Los otros dos actores también son atletas mayores con los que solía competir.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario