El 27% de los niños sale de la primaria con obesidad

El sobrepeso se detecta al ingresar, pero no logran revertirlo.

Guadalupe Maqueda

maquedag@lmneuquen.com.ar

Profesionales de Salud Escolar advierten con gran preocupación que niños de tan sólo 5 años superen los 50 kilos. Les duele e impresiona. El sobrepeso y la obesidad son patologías cada vez más frecuentes en los niños cipoleños. Las ven a diario cuando revisan a los alumnos de salita de cinco y de séptimo grado en las escuelas públicas y de gestión privada de Cipolletti.

“La obesidad no duele, pero silenciosamente va haciendo destrozos en lo metabólico, funcional y emocional del niño que la padece”, sostuvo la nutricionista del hospital local, Mariana Eulalia, dedicada de lleno a combatir esta enfermedad.

Te puede interesar...

Lo bueno es que llegan con un diagnóstico temprano para potenciar las chances de que ese niño pueda revertir su situación antes de la adolescencia. Pero existe un problema que no es menor y frustra muchas veces esas posibilidades: ese niño que fue revisado a los 5 años, cuando llega a séptimo grado está igual o peor. “Presenta las mismas condiciones o empeoraron porque desarrolló una patología paralela”, indicó la especialista en obesidad infantil.

Lo que empezó como un peso aumentado, al final de la primaria es obesidad y eso puede traer otras consecuencias muy nocivas para la vida. Porque el niño ya presenta hígado graso, sufre de hipertensión, es insulinorresistente, tiene un exceso de colesterol o presenta alteraciones en la visión, en su conducta y emociones. “Son niños discriminados que llevan su dolor en el alma y crecen en ese desvalor, inmersos en el ‘yo no puedo’”, acotó la nutricionista.

“Me impresionó mucho ver que niños de 5 años pesen arriba de los 50 kilos. Hace dos o tres años que observamos un sobrepeso importante en la población infantil”, dijo Laura Argüello, responsable de Salud Escolar en Cipolletti.

Complicaciones

La licenciada en Enfermería, Laura Arguello, quien está a cargo del programa Salud Escolar en Cipolletti, también observa que el sobrepeso y la obesidad presentes en muchos alumnos también se asocian a otras patologías. Con frecuencia, indicó, tienen disminuida la visión y son derivados a un oftalmólogo y sufren problemas de la marcha. O bien, presentan muchas caries y a futuro sufren la pérdida de sus dientes.

Yendo a los números, en 2017 detectaron 154 niños de salita de cinco años y más del doble en séptimo grado, con un total de 332 casos de sobrepeso u obesidad. Por fortuna, si se tiene en cuenta el número total de chicos que revisaron a lo largo del año pasado (1155 en salita de 5 y 1224 en séptimo grado), hay que decir que la mayoría de los niños no sufren problemas de peso. Sin embargo, son valores que se consideran importantes y que van en aumento en los últimos años.

Atención

Desde el programa se promueven hábitos saludables a través de charlas y talleres, además de los controles y derivaciones que realizan cuando detectan un problema y detallan en la libreta de los alumnos.

Sin embargo, se observa que el contexto social en el que están inmersos tampoco ayuda mucho. “Se les da mucho pan y azúcar. Están mucho tiempo en la casa, miran tele, el celular, y no salen a jugar”, señaló Argüello. Y aseguró: “Me impresionó mucho ver que niños de 5 años pesen arriba de los 50 kilos. Hace dos o tres años que observamos un sobrepeso importante en la población infantil”.

Por eso, para este año quieren coordinar una reunión con supervisores, directores, porteros y cocineras de las escuelas de jornada completa o extendida, para unificar criterios e introducir algunos cambios en la alimentación que reciben los alumnos dentro de las escuelas. “La idea es buscar otras opciones para incorporar más verdura sin que lo noten los chicos, disfrazando un poco más la comida. Y fomentar también la apertura de kioscos saludables”, comentó la responsable de Salud Escolar. Algunas escuelas, como la 294 del Mapu, tuvieron buenos resultados al implementar el kiosco saludable.

Falta seguimiento

Eulalia consideró que los niños que padecen esta enfermedad están igual o peor al terminar la primaria porque el sistema conduce a eso. “Salud Escolar identifica la enfermedad, indica ver a una nutricionista, un médico, un oftalmólogo, un odontólogo, pero después no hay coherencia”, manifestó.

Según detalló la nutricionista, “el sistema de salud está saturado, no hay turnos, los padres van al privado, llevan la orden, el profesional indica un plan alimentario, un tratamiento, sella la libreta y ahí termina todo, no hay continuidad. Los padres no siguen porque esa consulta fue posible luego de hacer una cola inmensa en un hospital o pagar dinero. Y la solución está en manos de todos”.

Salud escolar

Así funciona el programa

Como parte del programa de Salud Escolar, los docentes y profesionales citan a los padres de los chicos, les ofrecen charlas sobre hábitos saludables y, en el sector de enfermería, controlan el peso, la talla, el índice de masa corporal y la agudeza visual. También revisan el carnet de vacunas y explican por qué es importante llevarlo al día. Hay un odontólogo que revisa caries y la mordida y enseña a cepillarse los dientes. Existe un consultorio que realiza un diagnóstico presuntivo, y los datos se vuelcan al legajo.

También crecen los casos de bajo peso

De los informes anuales que realiza Salud Escolar se desprende otro dato que llama mucho la atención: creció considerablemente el número de casos con chicos que están por debajo del peso recomendado para su edad. En 2016, detectaron cinco niños en salita de 5 y un alumno de séptimo grado, mientras que en 2017, fueron 26 y 31, respectivamente.

La licenciada en Enfermería Laura Argüello asoció este problema a la falta de trabajo, en el caso de los niños de 5 años, y en chicos de séptimo grado, sugirió la necesidad de indagar un poco más porque puede ser indicio de algún trastorno en la alimentación, como la anorexia y bulimia, patologías que comienzan a manifestarse a esa edad.

“Lo ideal es que todos los niños fueran eutróficos, es decir, que no tengan bajo peso ni sobrepeso o sean obesos”, concluyó. Sin embargo, en la ciudad los problemas de alimentación van en aumento y se registran tanto niños con sobrepeso como con un peso inferior al ideal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario