Comedores comunitarios suman pescados y frutas

Ya comenzaron a verse los primeros resultados del cambio de menú.

Para que no haya adultos y, sobre todo, niños pobres, mal alimentados u obesos, se concretaron con éxito pruebas piloto en comedores y merenderos populares con asistencia profesional del Municipio. Los cambios tienden a combatir el predominio evidente de las masas y los hidratos de carbono en las comidas que se brindan en paralelo con una falta de otros productos que ayudan a una mejor nutrición.

Por ejemplo, ha quedado clara la necesidad de incorporar en los menús pescado y algunas frutas, que aportan a las ingestas muchos elementos vitales para una alimentación saludable.

Te puede interesar...

Una prueba con auspiciosos resultados se realizó en un comedor del Frente Popular Darío Santillán de las 1200 Viviendas. Allí, hace unos dos meses, con la ayuda de una nutricionista y trabajadores sociales se evaluó la calidad alimentaria y se sugirieron ciertas variantes, que fueron bien recibidas pero que han requerido adaptación.

La principal tuvo que ver con la inclusión de pescado en las comidas, por lo menos una vez por semana. El producto que se utiliza es el enlatado y se reduce a los pescados más habituales, como el atún y la caballa. Con ello, se preparan, por ejemplo, sabrosos tucos para acompañar arroz, polenta y otros soportes principales.

El dirigente Savino López manifestó que el asesoramiento nutricional ha apuntado a impedir que los concurrentes tiendan a la obesidad, pero no por exceso de ingestas sino por la alta proporción de alimentos a base de harina y de otras fuentes de hidratos de carbono.

El consejo se siguió y el pescado envasado pasó a formar parte de los suministros. Sin embargo, en las últimas semanas, con la profundización del frío, los asistentes a los comedores han pedido más guisos y estofados con carne y otras fuentes proteicas que se consideran más contundentes y “calientitas”. Por eso, en lugar de una vez por semana, el pescado se consumirá cada 15 días.

En cuanto a las frutas, indicó que se ha impulsado la incorporación sobre todo de cítricos, o sea, naranjas y mandarinas, y dijo que, por otro lado, se prueba con añadir diversas semillas a las masas.

Manzanas y peras para las escuelas

En la Provincia también trabajan para mejorar la calidad alimentaria de los niños, en este caso, de los que asisten a las escuelas rionegrinas. Al efecto, empezó a implementar un proyecto para que en cada comedor escolar haya peras y manzanas producidas en la región.

La propuesta surgió de una labor conjunta de los ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca y de Educación y Derechos Humanos, que además de impulsar estos productos nutricionales, han apuntado a apoyar la comercialización interna de la fruta. Si bien ya había un ítem de frutas en general en las inversiones para los comedores escolares, se ha buscado acentuar y hacer más distintivo el consumo de manzanas y peras. En este tren, se estableció que quizás la mejor manera de incluirlas en los menús escolares sería a través de postres, como manzana salteada con miel o torta de manzana. Además de ofrecerla como colación en fresco. Para potenciar aún más su utilización, se prevé una capacitación especial para las cocineras.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario