LMCipolletti Donato

Cipoleños vuelven a unir fuerzas para ayudar a la familia de Donato

Deberán permanecer por un tiempo más en Córdoba ya que el pequeño había sido mal diagnosticado y su situación es más grave de lo que creían. En Cipolletti están organizando diferentes actividades solidarias para ayudarlos con los gastos extras que se generen mientras estén lejos de casa.

Una vez más, los vecinos cipoleños unieron fuerzas para llevar a cabo otra campaña solidaria, esta vez para ayudar a la familia de Donato Ravaioli, un bebé que nació una enfermedad llamada laringomalacia y que tuvo que ser trasladado de urgencia a la provincia de Córdoba en plena pandemia para ser operado y recibir el tratamiento correspondiente.

La mamá y el papá del pequeño se encuentran con él desde hace un mes y medio, y los gastos extra se van acumulando poco a poco, por lo que necesitan del apoyo de la comunidad, sobre todo ahora que saben que deberán pasar al menos dos meses más lejos de casa y su bebé tendrá que someterse a una traqueotomía.

Te puede interesar...

Paola, la mamá de Donato, contó a LM Cipolletti que cuando llegaron a Córdoba, los profesionales de la salud le realizaron una fibrolaringoscopia -procedimiento que les permitió visualizar la laringe y cuerdas vocales del nene mediante un fibroscopio- y fue allí donde descubrieron que estaba respirando a través de una vía tan angosta como la de un hilo de coser.

"Le hicieron una primera cirugía para dilatar la laringe y después dos más. En la última determinaron que ya tenía el tamaño que debía, pero que el músculo no estaba desarrollado lo suficiente como para poder respirar por su cuenta. Por esa razón, la única opción que queda ahora es la de la traqueotomía, hasta que él pueda desarrollar ese músculo. La situación fue mil veces peor que el diagnóstico que nos habían dado. Si nos quedábamos un día más en Cipolletti, mi bebé se moría", expresó la mujer.

Por su parte, mencionó que el miércoles a las 14.30 le van a realizar la traqueotomía y que, luego, deberán permanecer al menos dos meses más en Córdoba. "Hay que ver como se adapta durante las primeras 72 horas y a los 10 días le van a cambiar el tubito por primera vez. Después nos van a enseñar a nosotros cómo hay que cambiarlo y cómo saber si tiene moco o algo, porque va a depender de nosotros", agregó.

"Es muy duro ver al nene así. Él sigue con respirador para poder vivir porque el músculo no deja que entre aire, y la verdad es que a nosotros se nos está haciendo difícil", señaló Paola.

La ayuda de los cipoleños

En esta oportunidad, varios vecinos comenzaron a organizar campañas solidarias para ayudar a la familia de Donato en este difícil momento y permitirles concentrarse -únicamente- en la salud de su bebé.

Al respecto, Paola contó que un grupo de personas que no conocía comenzó a ayudarlos. "Primero se hizo una venta de pollo y después se unieron cantantes de la zona en un encuentro virtual. Este sábado 19 de septiembre habrá una venta de empanadas y el 26 una mamá va a estar haciendo pizzas", indicó.

En cuanto a la venta de empanadas para este sábado 19 de septiembre, las mismas se podrán encargar por teléfono a los números 2995746624 o 2996122645 y se retirarán por el Club San Martín, en Cipolletti. La docena tiene un costo de 400 pesos y lo recaudado será destinado a la familia del bebé cipoleño.

La historia de Donato

El pequeño nació el 28 de abril de 2020 en el Políclinico Modelo con 32 semanas de gestación. Su mamá, Paola, charló con este medio y contó que el día que empezó con contracciones e ingresó al quirófano para que le realizaran la cesárea, el médico descubrió que tenía una infección en la placenta.

"Donato nació asfixiado, por lo que tuvo que ser asistido con un respirador y estuvo entubado. Él nació con síndrome de Down, algo que tampoco supimos hasta ese momento, y con una hipotonia importante (disminución del tono muscular), además de la laringomalacia. Estuvo en terapia desde que nació hasta el 20 de junio. La peleó mucho, estuvo varias veces al borde de la muerte", explicó la mujer.

El día que pudieron regresar a su hogar con su bebé, debieron hacerlo tomando todos los recaudos necesario y llevándolo a control médico cada 48 horas, sobre todo porque le costaba mucho aumentar de peso. "Por el tema de la asfixia quedó con un problema en uno de sus pulmones y cuando volvimos a casa tenía mucho moco. El 3 de julio volvieron a internarlo porque se ahogó con los mocos, fue por poco tiempo, pero ahí le hicieron varios estudios para que la situación no volviera a repetirse. Luego le dieron el alta", detalló.

Sin embargo, días después la médica pediatra descubrió, durante uno de los controles, que Donato tenía una infección urinaria avanzada. Es que el nene no aumentaba de peso y tuvieron que realizarse un estudio de orina, el cual arrojó dichos resultados.

"Por la edad, el personal sanitario indicó que debían internarlo para pasarle medicación por sangre. Hasta ese momento todo iba bien, pero después se descompensó, se puso todo blanco y lo asistieron de urgencia. Por el problema respiratorio fue trasladado al Sanatorio Juan XXIII, en General Roca, porque es el único lugar que tiene una unidad de terapia intensiva de Pediatría", relató Paola.

Allí, el estado de salud del bebé empeoró de manera considerable y su mamá aseguró que la atención "fue pésima", no sólo porque le tuvieron que realizar el hisopado por Covid-19 en más de una ocasión, sino también porque no la dejaron entrar al establecimiento en ningún momento, ni siquiera para poder saber cómo estaba o qué necesitaba su hijo.

"Yo me quería quedar con mi bebé, pero me tuve que quedar hasta la 1 de la madrugada esperando a que me viniera a buscar mi marido desde Cipolletti. Cuando llegamos a casa, cerca de las 2.30, no sabía cómo estaba Donato ni me informaron nada. Esto fue un viernes y, finalmente, el domingo me llamaron para decirme que podía estar con él porque lo iban a pasar a terapia intermedia, pero que tenía que quedarme encerrada ahí porque lo tenían que volver a hisopar. Así seguimos perdiendo tiempo, porque mientras se hace este procedimiento no puede ingresar ningún médico", señaló.

El pequeño estuvo 12 días internado en Roca, donde comenzó a tener problemas para respirar y realizar ruidos cada vez más fuertes por la laringomalacia. Finalmente, sus padres lograron realizar el traslado -nuevamente- al Policlínico Modelo, donde volvieron a hacerle estudios de sangre porque se encontraba muy pálido y no tomaba la leche especial que debe consumir, ya que es alérgico a la leche de vaca.

"En ese momento descubrieron que tenía dióxido de carbono en la sangre porque Donato no tenía la fuerza para inhalar y exhalar como correspondía, ya que todo se complicó por el tema de la laringe y su pulmón", indicó Paola y agregó que hoy su hijo está siendo asistido con un respirador porque no puede hacerlo por su cuenta.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

100% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario