Cinco Saltos: polémica por la dudosa muerte de un joven

A tres años de la dudosa muerte de un joven en cercanías del canal de riego de Indupa, en Cinco Saltos, la familia salió a criticar al juez.

A tres años de la dudosa muerte de un joven de 17 años en cercanías del canal de riego de Indupa, en Cinco Saltos, la familia salió a criticar al juez de la causa por haber sobreseído al único procesado y por “cambiar de opinión de un día para el otro, dejando a un asesino suelto”. Aseguraron que no van a bajar los brazos hasta que se haga justicia y mantienen firme su idea de que el imputado tuvo que ver con la muerte.

José Bravo falleció por asfixia mecánica por sumersión. El hecho ocurrió el 24 de noviembre de 2013, mientras se bañaba en un piletón. Estaba con dos amigos y el padre de ellos, un hombre de 36 años llamado Lucas Urrutia, quien se suponía que debía estar a cargo de los menores aquella trágica tarde.

Te puede interesar...

Antes regresar a sus casas, los chicos decidieron volver al agua una vez más, pero José nunca salió. Según el testimonio del acusado, lo buscaron pero no tuvieron éxito, se asustaron, pensaron que les estaba jugando una broma y decidió llevar a sus hijos a su domicilio para que se calmaran, pero antes llamó a la Policía. Por esta razón, Urrutia fue procesado por abandono de persona seguido de muerte al dejar al joven sin saber su estado vital.

Por otro lado, la tía de la víctima, Susana Bravo, aseguró que José presentaba fuertes golpes en la cara que lo dejaron inconsciente dentro del agua y esto llevó a que se ahogara. Además, negó que las heridas fueran producto de un golpe con una rama o un objeto contundente que pudiera haber estado en el fondo del piletón, como indicó el médico forense.

“Esta gente estuvo en el lugar con él y lo dejaron, lo abandonaron. Se fue a su casa y dejó a José, no le importó un carajo. Esto no fue por muerte natural, él tenía signos de violencia, estamos hablando de un homicidio. A mí no me pueden decir que se ahogó por otra razón, le hicieron algo y no les importó nada”, sentenció.

Desde Comunicación Judicial explicaron que, en una primera instancia, “la defensa apeló la resolución por abandono de persona y luego a la Cámara Primera, que resolvió que no había pruebas suficientes para determinar la culpa del hombre”.

“La Fiscalía pidió nuevas pruebas y en una segunda instancia reformularon la acusación a un homicidio culposo, es decir que cambiaron la calificación legal y pidieron una nueva audiencia que se llevó a cabo el 17 de febrero para formular los cargos por homicidio. El juez Márquez Gauna dictó el sobreseimiento por no contar con pruebas suficientes”, señalaron.

Para la Justicia, no hay pruebas

Durante el juicio no se pudo probar el abandono de persona en el que habría incurrido Lucas Urrutia. A pesar de la falta de evidencia, la familia de la víctima fue más allá y junto a la Fiscalía reformularon la acusación a homicidio culposo. Pero para el juez Santiago Márquez Gauna, si no había pruebas suficientes para comprobar un abandono de persona, tampoco las hubo para culparlo por un homicidio, por lo que Urrutia fue sobreseído.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario