Es una mala costumbre y, sobre todo, un peligro. Pero las multas que a diario realizan los inspectores de tránsito revelan que no son pocos los vecinos que hablan por celular mientras conducen. El Juzgado de Faltas detectó que en tan solo 20 días los agentes de calle labraron 127 actas de infracción a conductores que violaron el código vigente. Esto significa que al menos seis automovilistas por día, en promedio, fueron sorprendidos por una dupla de inspectores con el celular en la mano, mientras transitaban por el centro cipoleño.

Te puede interesar...

Según la ordenanza, quien utilice “auriculares o sistema de comunicación de operación manual” al conducir será sancionado “con multas de 100 a 3 mil SAM”. Esto equivale a unos 3150 pesos la infracción, indicó la jueza de Faltas, Sabiana Goicochea. Aunque ese valor ya está desfasado de acuerdo a los últimos aumentos que se trasladaron al precio del litro de nafta.

En diálogo con LM Cipolletti, la funcionaria municipal indicó que del 1 al 21 de septiembre los inspectores labraron 127 actas por este motivo; y agregó que el número puede ser incluso superior si se realiza un recorte más amplio, porque son muchísimas las sentencias que firma en el juzgado por incumplimiento al artículo 163.

“Es una infracción frecuente y muy difícil para el infractor probar que no estaba utilizando el celular”, sostuvo la jueza de Faltas. Consideró, además, que “es un factor de riesgo” muy importante, ya que “el teléfono participa en un gran número de accidentes”. Y acotó: “Es una multa que vamos a tener que actualizar, 5 mil pesos como mínimo”.

Por lo general, son dos los inspectores quienes labran y firman el acta, y a veces también la acompañan con fotos o testigos. La mayoría se detectan en el radio céntrico, y aunque los automovilistas no suelen parar cuando los silbatean, por el número de patente es muy sencillo conocer el informe de dominio y seguir adelante con el procedimiento.

Goicochea aclaró que, en la mayoría de los casos, multan a la persona que figura como titular del rodado en el Registro del Automotor, a quien le mandan la copia del acta y de la cédula, intimándolo a a regularizar su situación. “Si no lo hace en siete días hábiles, el caso pasa a sentencia”, contó.

Inocentes

Goicochea dijo que a veces los titulares del auto no son, en realidad, los que cometieron la infracción. Esto sucede cuando vendieron el vehículo, pero no completaron la transferencia ni realizaron la denuncia de venta, por lo que les siguen cayendo multas.

“En estos casos, tienen que presentar la denuncia de venta donde figuran los datos de la persona que compró el auto para notificarlo de la infracción, porque si no podemos localizar al denunciante, tiene que pagar el que figura como titular en el registro”, explicó.

“Es un factor de riesgo muy importante. el teléfono participa en un gran número de accidentes. es una multa que vamos a tener que actualizar, 5 mil pesos como mínimo”, dijo Sabiana Goicochea, Jueza de Faltas de Cipolletti

La adicción al celu es la enfermedad del siglo XXI

La dependencia con el celular no solo es cada vez más visible sino que, en muchas casos, se convierte en adicción. La situación tiene un nombre: nomofobia. Es considerada simbólicamente la enfermedad del siglo XXI y se trata del miedo a no tener el celular encima, a perderse una actualización de estado en las redes sociales, una noticia de último momento, o no poder chequear el pronóstico del tiempo a cada hora. A eso se suma una utilización exagerada del aparato.

El término proviene del anglicismo “no mobile phone phobia”, y significa el miedo a no tener el celular y la consecuente sensación de estar incomunicado en una época en la estar conectado en forma permanente a muchos les parece una obligación.

El término surgió luego de una encuesta que realizó la Oficina de Correos de Gran Bretaña para testear la ansiedad que provoca separarse del aparato. Hoy, se calcula que el 53 por ciento de la población siente un verdadero malestar al no tener su teléfono o quedarse sin batería.

La mayoría de los expertos coinciden en que se trata de un trastorno que sufre, sin saberlo, al menos la mitad de la población. Según consultoras europeas, los usuarios de smartphones consultan sus teléfonos unas 34 veces por día, en promedio.

En Argentina, la Universidad Siglo XXI realizó un informe sobre cómo la adicción al celular afecta las relaciones cara a cara. El 57,7 por ciento de los encuestados aseguró que habitualmente, cuando mantiene una conversación, su interlocutor se pone a chequear su celular. En tanto, un 13,3 por ciento admitió que interrumpe conversaciones para ver las actualizaciones del teléfono celular.

Una multa en el peor momento

Las multas de tránsito se realizan por el dominio del vehículo, por lo que son responsabilidad del propietario. Cuando hay transferencias sin completar por un tiempo largo, los dueños deben llevar la denuncia de venta para “salvarse”. Más complejo resultó un caso reciente con un hombre que vendió su auto, y mientras certificaba la venta, le dio el vehículo al comprador. En el interín, este salió con el rodado, estacionó mal, en un lugar prohibido, y fue multado por los inspectores.

Como el comprador todavía no figuraba en el registro del automotor, ya que la transferencia demora un tiempo, el acta llegó a manos del propietario, quien justo en ese horario se encontraba realizando unas fotocopias. Por fortuna, lo pudo acreditar con documentación. Luego, el comprador del auto se acercó al Juzgado de Faltas y se hizo cargo de la infracción.

LEÉ MÁS

Los ocupantes de la Isla Jordán abandonaron la usurpación tras la mediación con Fiscalía

Emiten un alerta por fuertes vientos para el fin de semana: las ráfagas podrían llegar a los 90 km/h

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario