Vendieron todos los bienes de la subasta de Interlagos

El remate judicial incluyó numerosos muebles, útiles y vehículos.

Casi 1.600.000 pesos se recaudaron durante el remate de los muebles, vehículos y diversos artículos que pertenecieron a la empresa Embotelladora Comahue, ubicada en la Ruta 22 a la altura del acceso por Luis Toschi, donde en el pasado se fabricaron las conocidas gaseosas de la línea Interlagos.

La subasta, concretada en la propia planta industrial, se inició a las 10:30 y se extendió hasta pasadas las 17, con presencia de un significativo número de oferentes. Estuvo a cargo del martillero José Daniel Padellaro y contó con la participación, en horas de la mañana, del síndico Horacio Schlichter y, durante toda la jornada, de un funcionario judicial que representó al juez civil Diego de Vergilio, titular de la causa.

Te puede interesar...

La venta pública de muebles, útiles y rodados se resolvió tras la quiebra de la compañía que fuera propiedad de Néstor García. De nada sirvió la prolongada lucha de un grupo de operarios que buscó la reactivación de su fuente de trabajo. Todas las gestiones resultaron infructuosas y concluyeron en el final de la empresa.

Ayer, Padellaro expresó que la actividad se concretó en completa normalidad y destacó que todos los objetos inventariados para la ocasión fueron vendidos. Sostuvo que el monto obtenido se ubicó dentro de las expectativas previas, ya que se había estimado alcanzar una suma de entre un millón y dos millones de pesos.

Como parte de las tareas de responsabilidad del martillero y su equipo de trabajo, se seguía trabajando ayer, avanzada la tarde, en la confección de los papeles de compraventa para cada una de las más de cien transacciones operadas.

Se prevé que lo recaudado sea depositado en una cuenta judicial abierta por la quiebra. Para que no pierda su valor, en tiempos de inestabilidad cambiaria y financiera en el país, posiblemente será administrado a través de un plazo fijo.

Entre los artículos subastados, se contaron archivos-ficheros metálicos y de madera, sillas giratorias y fijas de oficina, escritorios, bibliotecas, mesitas ratonas, impresoras, computadoras, un escáner, una fotocopiadora, teclados y mouse, teléfonos, mesas para computadoras, mostradores, estanterías, un televisor, calefactores, una estufa eléctrica, equipos de aire acondicionado, anafe, hornos de laboratorio, heladeras, autoelevadores, cafetera, calculadoras electrónicas, matafuegos, un ventilador de pie y un frigobar, una caja fuerte y una máquina electrónica para contar billetes, un cenicero de pie, pipetas y tubos de ensayo de laboratorio, un carro y una gran cantidad de diversos muebles. Además, se vendieron una decena de vehículos, de distintas marcas y antigüedad.

Ahora, está a resolución del juez De Vergilio la definición de la fecha para rematar el terreno, las instalaciones y maquinarias, entre otros elementos, que conforman el grueso de los valores que se obtendrán de la quiebra.

Lo que resta de una larga historia

Números de la quiebra

A más de 336.000.000 de pesos ascienden los cálculos sobre el valor actual de los bienes totales de la planta industrial. Tal monto sostendrá lo que resta por rematar, es decir, el inmueble de Ruta 22 y sus implementos más cuantiosos.

Final de un emblema

Embotelladora Comahue se conformó en 1964 y llegó a ser una empresa emblemática de la ciudad. Pasó todas las crisis del país, menos la de estos años.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario