Una mujer intentó estafar al Ipross con boletas truchas

Fue imputada por los delitos de amenazas y entorpecimiento de la función pública, pero ahora deberá dar explicaciones sobre facturas falsas por un valor de 200 mil pesos.

La afiliada de Ipross imputada por agredir a empleadas de la sede cipoleña hace poco más de un año ahora será investigada por la Fiscalía por presentar facturas para reintegro que serían truchas. Según explicaron fuentes cercanas a la causa, a través de un amparo, la mujer intimaba a la obra social a que le pagara más de $200 mil por diferentes traslados que tuvo que realizar para continuar con el tratamiento de su hija con discapacidad. Sin embargo, una verificación por parte del personal administrativo dio cuenta de una serie de irregularidades que complicarían su situación legal.

El escándalo se desató el 21 de diciembre de 2017 cuando la mujer atacó y amenazó a las trabajadoras de las oficinas ubicadas en Sáenz Peña al 455, porque no le autorizaron el viaje en taxi hasta la ciudad de Bariloche por un trámite de salud. Es que, según la reglamentación del organismo, el trayecto sólo podía hacerse en colectivo, pero ella no lo aceptó. Por la gravedad del hecho, personal policial tuvo que intervenir para evitar mayores inconvenientes.

Te puede interesar...

Los episodios de violencia volvieron a repetirse durante los meses siguientes hasta que la Justicia decidió acusarla por los delitos de amenazas y entorpecimiento de la función pública. El juicio comenzó en noviembre de 2018 y a fines de diciembre el defensor de la afiliada pidió que se reviera el amparo que habían interpuesto ante un juez civil por la prestación tardía de servicios.

La delgada cipoleña del Ipross, María José Álvarez Platti, explicó en diálogo con LM Cipolletti que el último agregado del recurso judicial indicaba que la obra social no le había pagado facturas por un monto de 200.000 pesos y solicitaba que fueran reintegrados en lo inmediato.

A su vez, comentó que, como es costumbre, realizaron una verificación de las doce facturas de viajes en taxis para reintegro presentadas en la sede y allí descubrieron que algunas de ellas tenían correcciones realizadas a mano. La irregularidad levantó sospechas entre los empleados y, por esta razón, decidieron comunicarse con el dueño del talonario para asegurarse de que no fueran falsas.

200 mil pesos es lo que exigía la mujer como reintegro por los trasladados de su hija.

“El hombre nos dijo que él no tenía un taxi ni permiso para manejar uno, que sólo tenía una empresa de transporte de grúas. También aseguró que no conocía a la mujer y que nunca había trasladado a una nena. Como no le pagamos, volvió a interponer un nuevo amparo y cuando el fiscal lo revisó se comunicó con nosotros para ver qué había pasado. Le contamos sobre las inconsistencias que se habían encontrado y él mismo volvió a citar al (supuesto) taxista para corroborar la información. Luego de la entrevista, en la que el hombre volvió a desligarse de los viajes, procedió a iniciar una investigación”, detalló.

Por otra parte, Álvarez comentó que las facturas correspondían a diferentes servicios de traslado y que, en total, estas superaban los 200 mil pesos. “Nos llamó la atención porque estaban corregidas. Nosotros lo que tenemos que hacer es verificar todos los datos, sobre todo cuando la suma de dinero es tan importante, porque si no, pueden meter cualquier talonario y nosotros terminamos pagando cosas truchas”, explicó.

Todavía no la notificaron

La próxima audiencia judicial a la que tendrá que presentarse la imputada tendrá lugar a mediados de febrero de este año. Allí, además de continuar con la causa por amenazas y entorpecimiento de la función pública, será notificada de la investigación iniciada por la presunta falsificación de facturas y actividad fraudulenta. La acusación es muy grave y podría ser condenada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario